Mentiras, simulaciones, renuncias, pifias

Finalmente el Congreso local parece desperezarse pues sus integrantes gobernados por la bancada del PAN, no pudieron seguir fingiendo que aquí no pasa nada (“son rumores son rumores”) y están pensando en la conveniencia de emplazar a funcionarios de alto nivel, para que comparezcan y expliquen el fracaso de sus encomiendas.

Los Secretarios de Educación y el de Seguridad Pública no han podido estar a la altura de sus responsabilidades oficiales, pues tienen acumulados muchos problemas que no han podido o no han querido resolver, en perjuicio de miles de tamaulipecos, que pagan con sus impuestos, sus altos emolumentos, canonjías, prebendas y privilegios.

Pero las comparecencias no serían la solución, pues los Congresos anteriores gobernados por el PRI, nos dejaron la triste experiencia de que son espectáculos inútiles por infructuosos, pues sólo son pretexto para que los funcionarios se justifiquen mediante mentiras, excusas, inventos.

Lo conducente es que las comisiones legislativas de cada rubro (educación y seguridad pública, respectivamente) consigan ser recibidos en audiencias por separado, por el Gobernador del Estado, para que le muestren los resultados fallidos de esos funcionarios.

Simplemente, los diputados pidan al titular del poder ejecutivo local, que conmine a sus colaboradores que lo están haciendo quedar mal, que se corrijan, se enmienden, que hagan bien las cosas, y que si no pueden, renuncien.

Las comparecencias ante el Congreso son sólo un show, una charada, farsa, burlesque, pantomima, pues los funcionarios son aleccionados para que rindan un mini-informe que los diputados de su partido aplauden con frenesí.

Profesores de todos los municipios tienen motivos de queja contra la Secretaría de Educación, especialmente por la retención de sueldos, una situación que nunca había durado tanto tiempo sin arreglarse.

En materia de seguridad pública, no hay nada qué agregar.

Es muy triste reconocerlo, pero vivimos una etapa de degradación de la función pública, donde los valores clásicos, típicos, básicos, brillan por su ausencia. Ayer balacearon la sede estatal del PAN, pero medio mundo lo atribuye a un auto-atentado.

En Reynosa, el Gobernador del Estado participó en una ceremonia gringa, con mensajes en inglés, dizque para desbaratar estructuras criminales de los dos lados del río Bravo, con la sola puesta en operación de números telefónicos para hacer denuncias anónimas.

Se trata de un programa para conseguir seguridad y prosperidad pero para las ciudades texanas fronterizas, aunque los boletines de prensa oficiales agregan la mentira piadosa de que también se beneficiará a las vecinas ciudades tamaulipecas.

Algunos oradores añadieron la patraña de que se trata de un esfuerzo conjunto entre dos países, “sin precedentes en la historia”. Pamplinas, la Operación Condor data de 1975 y la Iniciativa Mérida fue firmada por los gobiernos de México y Estados Unidos, en 2007, hace 21 años.

Es más, la cooperación bilateral México-Estados Unidos contra la delincuencia organizada trasnacional incluye una iniciativa de Enrique Peña Nieto, que autoriza el ingreso a México de agentes policiacos extranjeros, armados.

Ojo, esa reforma que rompió un paradigma mexicano, fue autorizada por el Senado en el año 2015, cuando cobraba allí Francisco García Cabeza de Vaca, que calentaba un escaño.

Todavía más: agentes policiacos estadounidenses de diferentes agencias, operan encubiertos en México desde hace muchos años, producto de esos acuerdos internacionales, algunos secretos, por aquello de “proteger” la soberanía.

De otro lado, la competencia electoral acabó de enturbiarse ayer con la lluvia de balas que cayó sobre el edificio estatal del Partido Acción Nacional, más de quince proyectiles de grueso calibre destruyeron vidrios de ventanas del inmueble y un vehículo.

Los impactos se aprecian sobre las paredes y las barras metálicas de la cerca aunque no hubo personas lesionadas.

El problema es que pocos creen la versión de que es un ataque de enemigos del PAN y sus dirigentes, sino que es producto de una maniobra de auto-flagelación para despertar el voto de compasión para sus candidatos.

Esta interpretación no es gratuita ni espontánea, sino consecuencia del estilo instituido por los conspicuos personajes del PAN-gobierno, que han recurrido en el pasado a la victimización, según ellos, con buenos resultados.

A propósito de guerra sucia, le atribuyen a Chuchín la autoría de una página desde donde distribuyen boletines infamantes contra el candidato del PAN a la presidencia municipal de Matamoros, Carlos Alberto García González.

Ayer se les pasó la mano pues no se vale meterse con la familia, y en el texto respectivo acusan a la señora esposa del candidato panista, de utilizar a los estudiantes del plantel a su cargo, para que hagan campaña a su favor, a cambio de calificaciones infladas.

Le atribuyen así mismo, que la señora directora reprueba en los exámenes a los chamacos que se oponen a hacer talacha en la campaña de Chito García González.

Nomás falta que Chuchín sea también el tenebroso autor de la actualización del video de aquella escandalosa fiesta de diputados federales, panistas, famosos por los moches, que se subió otra vez a redes sociales pero con señalamientos sobre la participación de Chito.

Por su parte, el diputado local, ex presidente estatal del PRI, ex presidente del poder judicial, Rafael González Benavides, tuvo a bien recordarles a los diputados del PAN que hace una semana asesinaron en Matamoros a un ex miembro legislativo, Pepe Camorlinga, y no han movido un dedo para pedir justicia.

A propósito de violencia, el Gobernador Cabeza de Vaca aceptó atender a periodistas en la reunión internacional contra las estructuras criminales internacionales, en Hidalgo, Texas, pero sólo aguantó dos o tres preguntas, pues le disgustan los temas incómodos.

Desmintió a su Procurador y su versión del móvil de asuntos personales en la ejecución del periodista Héctor González Antonio, corresponsal de Excélsior, en Ciudad Victoria, pues el expediente sigue abierto, revisándose otras vertientes.

Cabeza también exageró en su afirmación de que está resuelto el caso del periodista muerto en Nuevo Laredo, Carlos Domínguez, pues hay seis detenidos pero ni están confesos ni están condenados.

También se dice inocente el ex secretario de desarrollo social del Ayuntamiento panista de Matamoros que encabezó Leticia Salazar Vázquez, acusado de extorsionar a agentes aduanales por cada trámite que hacían.

La mamá del muchacho, diputada local del partido de Gustavo Cárdenas Gutiérrez, afirma que hay trasfondo político en el encarcelamiento, y no es la primera vez que está zarandeado por los vientos del cambio.

En Río Bravo, el candidato del PAN a presidente municipal, Carlos Ulivarri López, hizo ayer el ridículo en conferencia de prensa, pues una de las personas que eran presentadas como dimitentes del PRI, se levantó de la mesa al negarse a leer una declaración que tenían preparada para ella.

La dama no aceptó proferir insultos contra el PRI y su candidato a presidente municipal y prefirió no unirse al PAN y a su candidato.

Ayer hubo más balaceras y persecuciones en el tramo carretero Reynosa-Río Bravo, que se extendieron a colonias de esta última ciudad. Cabeza de Vaca permanecía en Hidalgo, participando en la seguridad y prosperidad de las ciudades texanas.  

Maki Ortiz Domínguez, presidenta municipal con licencia de Reynosa y candidata a la reelección, hizo un reconocimiento a los periodistas, por su contribución al mejoramiento de la sociedad, con su postura crítica frente a políticos y funcionarios.

Al cierre de la columna arreciaron los rumores de la renuncia del Rector de la UAT, Pepe Suárez Fernández. En cinco meses no pudo conseguir que Cabeza le palomeara el cambio del secretario general Juan Salinas Espinosa.

Autor: Alberto Guerra Salazar/Opinión
Publicado el Viernes 8 Junio 2018 / 00:12 hrs