Se agota el tiempo para rescatar a menores en cueva de Tailandia


Las autoridades tailandesas, preocupadas por la posibilidades de que las fuertes lluvias monzónicas puedan dificultar aún más sus trabajos, dijeron el sábado que tal vez necesiten rescatar rápidamente a 12 niños y su entrenador de fútbol de una cueva parcialmente inundada, ayudándoles a hacer inmersiones arriesgadas para llevarlos a un lugar seguro.

Los chicos, de 11 a 16 años de edad, y su entrenador de 25 años han estado atrapados durante dos semanas, desde el 23 de junio, cuando fueron a explorar la cueva Tham Luang Nang Non, en el norte de Tailandia, después de unas prácticas. Las inundaciones de los monzones bloquearon su salida e impidieron que los rescatistas los encontraran durante casi 10 días.

La única manera de llegar a ellos ha sido buceando por pasadizos oscuros y estrechos llenos de agua fangosa y corrientes fuertes, así como zonas con aire pero sin suficiente oxígeno.

Salir por la misma ruta parece la única opción factible, pero es de alto riesgo, dijeron las autoridades tailandesas. Los expertos en rescate en cuevas consideran que un escape bajo el agua es el último recurso, especialmente para personas sin entrenamiento en buceo, como son los niños atrapados.

El camino de salida se considera especialmente complicado debido a los recovecos en pasadizos inundados y estrechos.

Los intentos previos de bombear agua de la cueva han tenido que suspenderse cada vez que la lluvia se vuelve intensa.

El general de división Chalongchai Chaiyakam dijo que los socorristas "están en guerra" y que los expertos le dijeron que la inundación por nuevas lluvias podría reducir el espacio no inundado en donde se albergan los niños a 10 metros cuadrados (108 pies cuadrados).

El gobernador local que supervisa la misión de rescate dijo el sábado que el tiempo templado y la caída de los niveles de lluvia en los últimos días han creado las condiciones apropiadas para una evacuación bajo el agua, pero que no durarán si vuelve a llover.

También hay preocupaciones en cuanto a la disminución del oxígeno en el aire en el espacio en donde están los chicos y el aumento de dióxido de carbono, lo que representa una amenaza. Los niños y su entrenador están acompañados por varios buzos SEAL de la armada tailandesa.

Los socorristas no lograron extender una manguera de oxígeno hasta donde están los niños, pero les han llevado tanques de oxígeno.

El viernes los buzos llevaron las cartas conmovedoras de los atrapados. 

Ekapol Chanthawong, entrenador del equipo de fútbol Jabalí, escribió: "A los padres de todos los niños, ahora los niños están bien, el equipo nos atiende bien. Prometo cuidar lo mejor que pueda a los niños. Quiero agradecer a todos su apoyo y quiero pedir una disculpa a los padres". 

Un niño escribió: "Estoy bien, el aire es un poco frío, pero no se preocupen. Aunque no se olviden de montar mi fiesta de cumpleaños".

"No se preocupen, los extraño a todos. Abuelo, tío, mamá, papá y hermanos, los quiero a todos. Estoy contento de estar aquí adentro, los SEALS nos han cuidado bien. Los quiero a todos", escribió otro niño llamado Mick.

Autor: Agencias/Tailandia
Publicado el Sábado 7 Julio 2018 / 19:15 hrs