¿Qué paso con Chuchín?

Mire nada más, pues que el alcalde de Matamoros, Tamaulipas, JESUS, CHUCHIN, DE LA GARZA DIAZ DEL GUANTE, no era tan santo como parecía, al contrario, resultó ser un diablillo al que cada vez le aparecen más pecaditos.

Antes de que CHUCHIN tomara protesta como Alcalde de Matamoros la ciudadanía confiaba en él, se creía que era un hombre bueno, bien intencionado y con voluntad para hacer una buena gestión por el bien del municipio y su gente.

Pero apenas inicio la administración todo cambio, en principio se creía tenia malos asesores, luego la gente comprobó que no era tan bueno ni tan honesto.

Hoy son tantos los señalamientos y denuncias que tiene el alcalde de Matamoros que ni siquiera las lámparas con las que pretendía al municipio endeudar el camino le podrán iluminar.

Luego que se quiso reelegir la ciudadanía le mando al demonio, le castigo en las urnas su mal actuar, y si las cuentas no le cuadran en las auditorías al mismísimo infierno de una fría celda puede ir a parar.

JESUS DE LA GARZA fue el alcalde con más señalamientos y escándalos durante su administración, protestas de los mismos trabajadores del municipio, asuntos mal tratados de autos de alquiler, tránsitos y funcionarios acusados de corrupción, deuda a proveedores por más  de 500 millones de pesos, todo en menos de un año de administración.

Y por último la puntada de querer endeudar el municipio por más de 1,500 millones de pesos, con un pago de 8 millones mensuales a 12 años para supuestamente modernizar el alumbrado público de Matamoros.

Este CHUCHIN ve la tempestad y no se hinca, si ya perdió porque al pueblo no le gusto su manera de gobernar, que tenga problemas con los trabajadores municipales porque presuntamente les retuvieron sus sueldos pues ya es un exceso.

Con todo el rosario de demandas que  CHUCHIN lleva arrastrando, ¿cómo demonios se le ocurre días antes de dejar el puesto una puntada como lo de las lámparas?, es para no creer.

En estos momentos lo que debería de estar haciendo JESUS DE LA GARZA y su séquito es ir poniendo en orden sus pendientes, pero no, le agrega más, es como si quisiera unas buenas vacaciones allá por Tamatan.

El asunto de las lámparas ya hizo que el alcalde electo, MARIO LOPEZ, le exigiera cuentas y pidiera al Congreso del Estado se suspendiera dicho crédito, pues es mucho el dinero, serían las lámparas más caras del mundo y lo peor, con un sistema que quedaría obsoleto en menos de cinco años, que para cuando termine de pagarse ya estará a obscuras Matamoros.

Las lámparas de CHUCHIN ni siquiera TRUMP las tiene, son exageradamente caras, bueno, en realidad el costo de cada una de ellas no rebasa ni siquiera el 10 por ciento de lo que pretendía pagar el aún alcalde, ¿quién será el proveedor?

Nada más falta que resulte que el proveedor sea su hijo y todo sea un negocio redondo, familiar, pagado con el dinero del pueblo.

En fin, la situación es que JESUS DE LA GARZA, el Alcalde de Matamoros trae muchos frentes encendidos, la lumbre le comienza a llegar y a la velocidad que va le puede calcinar.

Los que un día creyeron en él hoy se preguntan ¿Qué paso con CHUCHIN?, la respuesta les llega rápido, “en realidad nada, solamente quedo al descubierto quien es realmente, un hombre con sobrada soberbia, ambición, cinismo y corrupción, que quiere dejar a Matamoros endeudado sin consideración”, contesta buena parte de la población.

Autor: Rosa Elena González Hernández/Opinión
Publicado el Miércoles 29 Agosto 2018 / 01:42 hrs