Inflación 'le gana la carrera' a las tasas de interés en México


La aceleración de los precios hace que el rendimiento de las tasas de interés en términos reales disminuya, situación que contribuye a una mayor demanda de instrumentos como los Udibonos, y crea las condiciones para que el Banco de México (Banxico) eleve la tasa de referencia.

La tasa real del Cete a 28 días se ubicó en 0.27 por ciento a tasa anualizada, en su nivel más bajo para un mismo mes desde el 2014, de acuerdo con dato reportados por el Inegi y el Banco de México.

El rendimiento nominal del Cete a 28 días ha mostrado una tendencia ascendente desde febrero de este año, al pasar de un promedio de 7.40 por ciento a 7.73 en el pasado agosto.

Sin embargo, la tendencia alcista en la inflación le ganó la carrera a los aumentos en los rendimientos nominales, situación que se ha traducido en una baja en términos reales. Es decir, el crecimiento de los precios al consumidor se 'comió' casi todo el rendimiento que otorgan los instrumentos de inversión en el mercado de dinero.

En otro frente, la disminución de la tasa real, abarata los costos de endeudamiento para el gobierno y las empresas, situación que tiende a favorecer a la actividad económica y al consumo.

El crecimiento de los precios al consumidor en México se reportó de forma sorpresiva en 0.58 por ciento en el pasado agosto, la mayor para un mismo mes desde el 2008, esto es en diez años.

La mayor presión en los precios ha tenido como consecuencia que algunos participantes del mercado vean mayores probabilidades de un aumento en la tasa de referencia del Banxico en octubre.

“Esperamos que Banxico suba 25 puntos base la tasa de referencia el próximo 4 de octubre a 8.00 por ciento, permaneciendo sin cambios al menos durante la primera mitad de 2019”, señalaron analistas de Banorte.

Los instrumentos de corto plazo como los Cetes son los más sensibles a la política monetaria del Banxico.

De ocurrir un aumento en la tasa de Banxico, en lo que resta del año, se reflejaría en un incremento en el rendimiento nominal de los instrumentos de corto plazo, como los Cetes y la TIIE.

En el mercado de derivados, la probabilidad de un alza en la tasa de referencia de Banxico se elevó fuertemente, al pasar de 64.7 el jueves a 90.6 por ciento, una vez que se dio a conocer la inflación de agosto.

Otro factor que abona a esperar un mayor costo del dinero, de corto plazo en México, está representado por el ferrocarril de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Datos fuertes reportados en torno al comportamiento del mercado laboral norteamericano, no solamente aumentaron las expectativas para un aumento en la tasa de la Fed para este mes, sino que dejaron abierta la posibilidad de otro incremento antes de que finalice este año.

Las expectativas para el crecimiento de los precios al consumidor se han venido revisando al alza, situación que puede mantener la demanda de instrumento de cobertura contra la inflación, como es el caso de los Udibonos.

Los plazos más demandados han sido los de vencimiento de los Udibonos con un horizonte de vencimiento más corto. En tanto que a más largo plazo, se ha estado demandando un mayor premio para su compra.

De acuerdo con los analistas de Banorte las “presiones al alza en inflación continúan dirigiendo el sentimiento de los inversionistas y dan soporte a nuestra recomendación de inversión en el Udibono Jun’22.”

AJUSTAN AL ALZA LOS ESTIMADOS

En agosto, la tasa anualizada del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), de 4.90 por ciento, se ubicó por arriba de las expectativas de analistas consultados por Bloomberg, que estimaban una tasa de 4.85 por ciento.

Dados los avances recientes registrados por los precios, diversos especialistas económicos comenzaron a realizar ajustes al alza en sus previsiones para la inflación de fin de año.

Alejandro Saldaña, gerente de análisis económico de Grupo Financiero Ve por Más, dijo que las alzas continuas en el precio internacional del crudo han generado un encarecimiento de genéricos como las gasolinas y el gas LP.

El grupo financiero revisó su pronóstico de inflación de 4.20 a 4.50 por ciento para 2018.
Por otra parte, Eduardo González, economista de Citibanamex, reconoció que los recientes resultados implican riesgos al alza para la previsión de 4.2 por ciento que contemplan para fin de año.

“Si bien estimamos ver un descenso en la tasa anual en los próximos meses, principalmente asociado con la baja de algunos precios agrícolas en septiembre, nos preocupa la tendencia alcista que mantienen los precios de la energía”, señaló el especialista.

Autor: Agencias/Ciudad de México
Publicado el Lunes 10 Septiembre 2018 / 10:04 hrs