Tifón azota ahora a China


Hong Kong y el sur de China estaban el domingo bajo alerta roja cuando fuerte vientos y aguaceros del tifón Mangkhut azotaron la costa, un día después de que la mayor tormenta del año dejó al menos 28 muertos en Filipinas.

Casi medio millón de personas habían evacuado sus viviendas en siete ciudades de la provincia de Guangdong, el enclave de Macau cerró sus casinos por primera vez y el Observatorio de Hong Kong le advirtió a la gente que no visite el sirio en la Bahía Victoria, donde las marejadas causadas por la tormenta vapuleaban el litoral, que estaba reforzado con bolsas de arena. Manghut va a tocar tierra en Guangdong más tarde el domingo.

El centro nacional de meteorología dijo que el sur de China "enfrentará una severa prueba causada por el viento y la lluvia" y llamó a las autoridades a prepararse para desastres.

El domingo por la mañana, el tifón tenía vientos máximos sostenidos de 155 kilómetros por hora (118 millas por hora). El Observatorio de Hong Kong dijo que aunque Mangkhut se había debilitado ligeramente, sus extensivas e intensas bandas de lluvias llevaban fuertes aguaceros y frecuentes borrascas.

Centenares de vuelos fueron cancelados. Todos los servicios de trenes de alta velocidad y algunos trenes normales estaban suspendidos en las provincias de Guangdong y Hainas, dijo el China Railway Guangzhou Group Co. En la provincia de Fujian y en otras partes, decenas de miles de embarcaciones pesqueras regresaron a puerto y los trabajos de construcción fueron suspendidos.

El director general de la policía filipina Oscar Albayalde le dijo a The Associated Press que 20 personas murieron en la región montañosa de Cordillera, cuatro en la vecina provincia de Nueva Vizcaya y otra fuera de las dos regiones. Otros tres muertos fueron reportadas en la provincia norteña de Cagayan, donde el tifón entró antes del amanecer del sábado.

Entre las víctimas estaban un bebé y un niño de dos años que murieron con sus padres luego que la pareja se negó seguir las órdenes de evacuación de su comunidad en un pueblo de montaña en Nueva Vizcaya, dijo Francis Tolentino, asesor del presidente filipino Rodrigo Duterte.

"Ellos no pueden decidir por sí mismos adónde ir", dijo de los niños y expresó frustración porque no se haya prevenido la tragedia.

Tolentino, a quien Duterte encargó coordinar la respuesta al desastre, dijo que al menos otras dos personas estaban desaparecidas. 

Autor: AP/Hong Kong, China
Publicado el Domingo 16 Septiembre 2018 / 08:43 hrs