Mantiene España paso ganador


Sin Gareth Bale, la Selección de Gales, comandada por Ryan Giggs, fue vapuleada 4-1 por la España de Luis Enrique, que día a día mejora y pule su estilo de juego.

Después de la perfecta goleada a la subcampeona del mundo, Croacia, la Roja se vistió de blanco para pisar el césped del Principality Stadium de Cardiff y con un gran Paco Alcácer sumó la tercera victoria de la era Luis Enrique.

Cierto que fue ante un rival inferior y en un partido amistoso, quedó demostrado que todos los hombres del técnico asturiano podrían ser titulares.

El estratega español presentó a un equipo revolucionado por los cambios en la alineación; hasta seis respecto al equipo que apabulló a Croacia.

Con Gales fuera de juego, Alcácer siguió con su racha del Dortmund y tras recibir un pase de José Luis Gayá, acomodó el balón a su pierna derecha y definió a la escuadra adelantando a la Roja.

El 2-0 llegó nueve minutos después cuando Suso puso una falta al corazón del área y Ramos, libre de marca, colocó el cuero en las redes.

Un balón suelto en el área no fue despejado con acierto ni por Ashley Williams ni por Chris Gunter y le llegó a Alcácer en la frontal de la área pequeña. Su pierna derecha no perdonó a Wayne Hennessey para incrementar la ventaja.

El descanso le sirvió a Gales para enfriar la situación y el carrusel de cambios típico de los amistosos no ayudó a mantener la intensidad del primer tiempo.

Los segundos 45 minutos sirvieron para darle minutos a jugadores como Kepa Arrizabalaga, Marc Bartra y Koke y para ver el debut de Jonny Otto con la camiseta española.

Suso había despertado el letargo con un disparo desde fuera del área al larguero, pero el partido, en términos generales, estaba terminado desde 3-0 de España.

Bartra, al 74", también se apuntó a la fiesta con un remate de cabeza anticipándose a la defensa galesa y acelerando la salida de aficionados galeses, que poco a poco empezaron a abandonar el estadio antes del final del partido.

Todos esos hinchas, no disfrutaron de la euforia de Sam Vokes cuando el delantero del Burnley remató a gol una de las pocas ocasiones de Gales con el encuentro llegando a su fin.

Una vez acabada y aprobada con notable alto la prueba galesa, España se enfrenta al verdadero reto el próximo 15 de octubre en el Benito Villamarín, en el encuentro de la Liga de Naciones contra Inglaterra.

Autor: Agencias/Madrid, España
Publicado el Viernes 12 Octubre 2018 / 08:00 hrs