Por tatuaje, perdió a bebé y queda en silla de ruedas


Un tatuaje se convirtió en una auténtica tragedia. “Empecé con un dolor de espalda, sentía hormigueo en los pies, se me inflamó el estómago, no sentía las partes íntimas”, cuenta una joven colombiana.

Su nombre es Luisa Fernanda Buitrago. Como regalo de 15 años, un vecino le hizo un tatuaje bajo el seno derecho con la frase: “No me dejes caer jamás”. El hombre le cobró 13 dólares (244 pesos mexicanos, aproximadamente) por el trabajo. Dos semanas después, estaba en el hospital.

De un malestar menor y hormigueos pasó a enormes dolores e inflamaciones. La situación era de particular gravedad, ya que la joven estaba embarazada.

Exámenes médicos revelaron que una bacteria afectó el nervio ciático y la medula espinal de Buitrago. Lo que explica la pérdida de sensibilidad en las piernas.

Como tratamiento, se le realizó un procedimiento quirúrgico para drenar el líquido de su espalda. Sin embargo, después desarrolló una apendicitis, por lo que tuvo que recibir también terapéutica a base de medicamentos. Por lo anterior, perdió al bebé que estaba esperando.

La crisis para Buitrago empeoraba. Los cirujanos le dijeron que no podría volver a caminar.

Afortunadamente, es posible que, tras una cirugía posterior, logre recuperar la movilidad de las piernas. Por lo que familiares y amigos buscan reunir la cantidad de dinero requerida para el procedimiento.

Autor: Noticieros Televista/Bogotá, Colombia
Publicado el Miércoles 3 Octubre 2018 / 03:50 hrs