Fin al ‘charrismo’ sindical; Procesos internos

Matamoros pudiera convertirse en punta de lanza en el proceso de liquidación de los últimos vestigios del “charrismo” sindical instaurado en la CTM desde su creación, el 24 de febrero de 1936, en cuyo surgimiento aparecieron figuras como FIDEL VELÁZQUEZ SÁNCHEZ, VICENTE LOMBARDO TOLEDANO, FERNANDO AMILPA, JESÚS Y LUIS YURÉN, LUIS Y RAFAEL QUINTERO, ALFONSO SÁNCHEZ MADARIAGA, FRANCISCO MÁRQUEZ y BLAS CHUMACERO, y muchos otros, quienes con el tiempo pelearían entre sí hasta convertir esa central obrera en fábrica de millonarios.

Los ejemplos y los nombres saltan a la vista, pero el caso de CARLOS ROMERO DESCHAMPS es el botón de muestra de mayor actualidad; ello, sin hablar de la persecución de líderes corruptos que emprendió en su oportunidad el ex presidente CARLOS SALINAS DE GORTARI, quien liquidó el cacicazgo de “La Quina” en ciudad Madero y puso en prisión al ex líder de la Federación de Trabajadores de Tamaulipas, DIEGO NAVARRO RODRÍGUEZ, provocando la huida de otros dirigentes cetemistas que vieron amenazada su libertad, entre ellos AGAPITO GONZÁLEZ CAVAZOS y PEDRO PÉREZ IBARRA, de Matamoros y Nuevo Laredo.

La “purga” de líderes en la CTM ha sido cíclica.

Por eso, el caso de JUAN VILLAFUERTE MORALES no extraña a quienes conocen la historia del movimiento cetemista en aquél puerto fronterizo, pues VILLAFUERTE sustituyó en la Federación de Trabajadores de Matamoros a LEOCADIO MENDOZA REYES, quien, a su vez, había sucedido en el liderazgo obrero a AGAPITO GONZÁLEZ CAVAZOS, a quien el gobierno de SALINAS DE GORTARI hizo procesar -como a DIEGO NAVARRO RODRÍGUEZ- por evasión fiscal.

Pero, más allá de esta escandalosa sucesión de líderes cetemistas en Tamaulipas, la realidad es que el multimillonario manejo de cuotas sindicales de trabajadores de la industria maquiladora ha sido, tradicionalmente, la pugna que cíclicamente produce enfrentamientos obreros como el que actualmente desestabiliza a Matamoros.

¿En qué terminará esta crisis sindical?

Es impredecible, pero No-Debe-Olvidarse que el gobierno federal está saturado de exponentes de izquierda -PABLO GÓMEZ, el principal ideólogo de la izquierda mexicana-, quienes no desaprovecharán la crisis cetemista de Matamoros para instaurar un proceso de profilaxis que sanee la organización de los trabajadores.

Es decir, para que la CTM sea sustituida por un órgano democrático que verdaderamente represente y defienda los intereses de los trabajadores, y no que sea guarida de líderes venales que lucran con la representación obrera para su beneficio.

Los casos de DIEGO NAVARRO RODRÍGUEZ, AGAPITO GONZÁLEZ CAVAZOS y PEDRO PÉREZ IBARRA, son los casos más paradigmáticos, antecedidos, por supuesto, por el -todavía- dirigente de los petroleros, CARLOS ROMERO DESCHAMPS.

Visto el antecedente histórico del movimiento cetemista en Matamoros, es fácil predecir la caída de VILLAFUERTE MORALES, quien aspiraba a suceder en “la Federación de Estado” -como ellos le llaman-, a otro líder caduco, EDMUNDO GARCÍA ROMÁN, quien paradójicamente representa a los cetemistas tamaulipecos, pese a que su gremio sindical, el de los cinematografistas, desapareció hace décadas.

No obstante y dentro de las múltiples contradicciones y paradojas de la CTM, GARCÍA ROMÁN, a quien no quieren ni en su ciudad de residencia, Tampico, fue reelecto en una típica maniobra.

La CTM, columna estructural del Partido Revolucionario Institucional, alberga en sus filas a otros líderes que se han enriquecido escandalosamente con las cuotas obreras sin dar cuenta ni a sus propios representados, por lo que la inminente caída de VILLAFUERTE MORALES puede ser el principio de un efecto dominó en las filas obreras.

Hoy, con el amago de estallar huelgas en la pujante industria maquiladora de Matamoros, el liderazgo de JUAN VILLAFUERTE pende de alfileres.

En otro tema, deje decirle que los partidos políticos de Tamaulipas se colocaron a 48 horas de la puesta en marcha de los procesos internos de selección de candidatos a diputados locales, de acuerdo al calendario electoral dispuesto por el Instituto Electoral de Tamaulipas.

Así, el PRI fue el primero en emitir sus convocatorias para elegir a sus gallos para la próxima legislatura, en tanto que el PAN ya tenía dicho que sus candidatos serán propuestos por designación, para que no haya margen de error.

Y bueno, ignoramos si habrá coaliciones formales o factuales rumbo a la elección del 2 de junio, pero las alianzas políticas que se dieron  en la Cámara baja del Congreso de la Unión para aprobar la creación de la Guardia Nacional, podría anticipar vísperas en Tamaulipas.

Es decir, vale preguntar si los acuerdos pactados entre MORENA-PRI-PVEM, se trasladarán a Tamaulipas para la postulación de candidatos comunes para integrar la LXIV legislatura estatal.

Igual vale preguntar en el caso del PAN-MC-PRD, que hicieron causa común contra la iniciativa de la Guardia Nacional, pues aunque No-Les-Alcanzó la alianza para frenar esa propuesta presidencial, sí votaron en contra.

Al margen de ello, digo, los partidos políticos están por emprender los procesos internos para la selección y postulación de sus gallos.

Pero, en muchos casos el proceso será mero protocolo, pues existe la presunción de que los principales partidos [MORENA-PAN-PRI], ya tomaron sus decisiones y solo realizarán sus ceremoniales para dar cumplimiento a lo que establece la Ley Electoral en materia de procesos internos para la selección y postulación de candidatos.

Por hoy es todo, nos leemos mañana.

Autor: Ángel A. Guerra/Opinión
Publicado el Viernes 18 Enero 2019 / 01:35 hrs