Tranquilidad laboral regresa a Matamoros

El inicio de 2019 llegó a Matamoros con intensiones perversas de afectar los intereses laborales de Tamaulipas, con todo lo que ello implicaba. Fue este un problema creado artificialmente, y que pudo tener funestas consecuencias, no sólo para nuestro estado, sino para toda la frontera norte de México y para todo el país, de no haberse aplicado la legalidad y haber regresado el estado de derecho por parte del Gobierno del Estado, con por instrucciones muy precisas del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca.

Y es que, a pesar de las perversas intensiones de Napoleón Gómez Urrutia, Napito, senador morenista, y su grupúsculo de picapleitos, el Gobierno de Tamaulipas logró regresar la tranquilidad a Matamoros, y con esa buena señal, se mandó un mensaje alentador y positivo a los tamaulipecos de los cuatro puntos cardinales de la entidad y a los mexicanos en general: en Matamoros, en Tamaulipas, nadie por encima de la Ley.

Le comparto que esta mañana el Gobierno de Tamaulipas hizo aplicar el estado de derecho y junto con trabajadores y la policía estatal, se recuperó el acceso a tres empresas que permanecían en una huelga, ilegal por supuesto, promovida por un reducido grupo de trabajadores. Por lo pronto, Mecalux, Avances Científicos y Flux Metal, fueron las empresas que se lograron rescatar y que garantizan la permanencia de las fuentes de trabajo para los tamaulipecos y el respeto a los dineros de los inversionistas.

Y es que estas maquiladoras que se mantenían tomadas, fueron recuperadas para recuperar fuentes de empleo y la estabilidad laboral, porque hay que decirlo muy claro, una vez y otra y las que sean necesarias: estos paros fueron totalmente ilegales, y la tranquilidad laboral que se vivió en Matamoros y en Tamaulipas en décadas, se quería romper a fuerza, buscando generar un problema laboral y, más allá, un problema social y después político.

Porque para nadie es un secreto que Tamaulipas es un ambicioso botín para algunos personajes que quieren ver el estado en llamas. Sin embargo, este escenario no se les va a hacer. Y para que quede muy claro hoy en Tamaulipas hay autoridad, hay gobierno y hay proyecto, lo que significa que somos un hueso duro de roer, porque, además, el mandatario tamaulipeco no está sólo.

Recordamos que en el marco de la Reunión Plenaria de Senadores del PAN que se realizó a finales de enero en Ciudad Victoria, el dirigente del Partido Acción Nacional, Marko Antonio Cortés Mendoza, acusó directamente al senador de Morena y dirigente del Sindicato Minero, Napoleón Gómez Urrutia, como responsable de la crisis del sector maquilador de Matamoros, mismo que ha generado la salida de capitales y la pérdida de empleos en la frontera de Tamaulipas.

También, y respaldado por los senadores de su partido, el dirigente albiazul puntualizó la responsabilidad de la titular de la Secretaría del Trabajo, Luisa Alcalde, por desatender la crisis; “hubo por un lado desatención del gobierno federal en un tema que le compete y por otro lado provocación por integrantes de Morena para que este hecho ocurriera con un desenlace que costará desempleo en Matamoros”.

¿De que tamaño sería el problema de las maquiladoras de haberlo dejado crecer? Grave, gravísimo. Sepa Usted querido lector que la industria maquiladora genera grandes divisas al país y representa más del 70% de las exportaciones en México, por lo que se pudo haber convertido en un problemón laboral, social y político.

No debemos perder de vista que Napoleón Gómez Urrutia en un ambicioso ejercicio laboral anda conformando una especie de Confederación de Trabajadores de México, CTM, para convertirse en el Fidel Velázquez del siglo XXI, lo que me parece es brutalmente absurdo, aunque algo sabe el que no sabemos que le impulsó a brincar sobre las maquiladoras de Matamoros, lo que al final no le cuadró el círculo,

Y esta noticia, me parece, es excelente para Matamoros, para Tamaulipas y para México.

Gracias por recibirnos.

Autor: Carlos Cortés García/Opinión
Publicado el Lunes 1 Abril 2019 / 00:00 hrs