La mejor encuesta

A todo lo que da está la guerra de las encuestas, partidos y candidatos le apuestan a esos documentos como queriendo convencer al electorado de que es la verdad absoluta, que tal y como lo dicen se darán los escenarios.

Claro que en tiempo electoral todo es válido porque si bien es cierto las encuestas no votan y muchas veces sus números no cuadran, si utilizadas  mediáticamente pueden causar confusión y un poco de percepción y en una elección la percepción juega un papel muy importante y quizá a eso le apuestan muchos candidatos.

Definitivamente las encuestas reales, bien hechas, son una fotografía del momento,  los sondeos de opinión, incluso, son una herramienta para medir las preferencias y son válidas siempre y cuando se realicen con seriedad, responsabilidad, que sean dignas de credibilidad, que no sean inducidas, que arrojen un buen parámetro para visualizar donde se está parado, hacia donde tienen que caminar y que se pretende lograr por quien las mande pagar.

Pero sin duda alguna la mejor encuesta, en realidad la verdadera, es la que se da el día de las elecciones, la que el pueblo avala al emitir su voto por el candidato o candidata de su preferencia.

En eso de las encuestas un punto que deben de tomar en cuenta los candidatos es que hoy día la ciudadanía juega el mismo papel que los políticos, dicen una cosa y hace otra, porque ya aprendió a mentir, contestan los cuestionarios de los encuestadores de acuerdo a sus conveniencias pero muchas veces sin la intención de hacer valido lo dicho.

Por supuesto que no desacreditamos las encuestas, todas tienen un fin, pero con eso de que en estos tiempos con las tecnologías todos nos sentimos espiados, las encuestas telefónicas pueden tener grande margen de error. Aunque bueno, sirven para tratar de posicionar el nombre de tal o cual candidato en cada llamada.

Con respecto a las que aparecen en redes sociales pues igual no son para que los candidatos que son favorecidos echen las campanas a volar, todo depende del equipo de marketing y operación digital que tengan unos y otros para aumentar los números y ya.

El problema es que ya la gente no cree mucho en las encuestas porque incluso al ser entrevistados mienten al contestar, por lo tanto en ocasiones solo sirven como método publicitario.

Insistimos, la verdadera encuesta en un proceso electoral es el día de la elección, ahí es donde el pueblo puede validar los números publicitados o bien dejar en ridículo a quienes se prestaron al juego macabro del manipuleo de datos tratando de confundir al ciudadano. 

Por lo tanto si los encampañados quieren buenos números por votos en las urnas tendrán que aplicarse en territorio.

Ya muchas veces hasta encuestas “serias” han quedado en ridículo, los números que tanto pregonaron se desacreditaron, no se acercaron ni poquito a los resultados en diferentes elecciones.

Que los partidos y sus abanderados compren encuestas no es privativo de una organización pero lo triste es cuando ellos mismos terminan creyéndose sus propias mentiras porque el descalabro es más fuerte cuando los resultados no son los esperados.

Es bueno que se dé una visión clara de la realidad de las cosas, del cómo van hasta hoy las tendencias electorales pero que sean datos bien definidos, certificados y confiables, aunque en realidad los únicos que están al pendiente de las encuestas son los políticos, el pueblo tiene otro tipo de preocupaciones y ocupaciones y solo el día de las elecciones avalaran o desmentirán los números cacareados.


Autor: Rosa Elena González Hernández/Opinión
Publicado el Jueves 9 Mayo 2019 / 02:07 hrs