Maki: más falsa que un billete de dos pesos

En Reynosa, el escenario era francamente terrible, dada la desaprobación popular de la alcaldesa Maki Esther Ortiz Domínguez, y sus emocionales cambios de opinión y humor, ante la molestia de que su hijo Makito, Carlos Víctor Peña Ortiz, no fue tomado en cuenta por la dirigencia del PAN por su poco atractivo como candidato y ese berrinche llevó a Maki a no colaborar con los candidatos, si de dientes para afuera, pero de ahí a hacerlo convencida, la alcaldesa de Reynosa no hizo nada.

Pero, además, el poco y triste trabajo que ha venido haciendo como presidenta municipal tiene muy encabronada a la sociedad a la que tendría la obligación de servir. Y ello la tiene en muy baja estima popular, con todo y que el trabajo que Maki ha hecho en Reynosa, ha sido con carácter electoral.

Pero para nadie es un secreto que Maki cuando ha podido, ha despotricado en contra del PAN y sus dirigentes. Y no ha podido superar que ella no es la gobernadora, cuando su carrera se la debe, precisamente al Gobernador de Tamaulipas. Y cuando puede va la zancadilla. Pero cuando hay triunfos, como el del pasado domingo, Maki es tan falsa, más falsa que un billete de dos pesos, que escribe un twett en donde se ufana, y lo que es peor, se felicita de su trabajo como alcaldesa, trabajo que no sólo no ayudó, sino que afecto a la votación del PAN.

Tampoco es nuevo que Maki Ortiz se ha acercado a MORENA buscando sacar raja política en su beneficio personal y de su hijo Makito , por supuesto, para no quedarse fuera de los presupuestos públicos. Maki no tiene empacho ni lealtad es pactar con el diablo siempre y cuando siga ella perteneciendo al status quo, aunque hay voces autorizadas que aseguran que ese status quo pronto podría perderlo derivado de sus escándalos, ineficiencias y deslealtades para con quien la llevó al poder.

De hecho, los propios panistas aseguran que Maki se acercó a las campañas cuando se dio cuenta de “que la sacábamos -la elección-sin ella”. O lo que es lo mismo, no se quiso quedar abajo del barco, falsa e interesada, y ¿sabe por qué? Porque Maki quiere participar en lo que viene, cuando en realidad desde que llegó como presidente municipal ha estado como cuchillito de palo dando lata a quien manda desde el Palacio de Gobierno.

Pero que quede claro: Maki no fue, ni por equivocación, artífice del triunfo del PAN en Reynosa. Al contrario, si ella hubiera podido les hubiera dado el empujón al precipicio a los 4 candidatos, porque Maki considera que ninguno tiene su estatura política y capacidad para gobernar. Pamplinas. Puros sueños guajiros de la oriunda de Chihuahua. Maki, de última hora, se desvivió caravaneando con sombrero ajeno, cuando no se mereció ni siquiera estar en la convivencia por el triunfo. Presumida y petulante es Maki cuando no aportó ni los buenos deseos.

La alcaldesa no sólo no operó en las campañas, sino que al principio del proceso ordenó a su gente que no se involucraran en las elecciones so pena de ser vergonzantemente despedidos de sus trabajos, cuando todos sabemos que fiera del trabajo la gente puede hacer lo que le venga en gana, siempre y cuando sea lícito y decente. Pero, lamentablemente, Maki Esther Ortiz Domínguez, es más falsa que un billete de dos pesos, lo que es muy bien conocido de Marko Cortés Mendoza, presidente nacional del PAN.

Así que, Maki Ortiz Domínguez, ni con la perversidad más profunda logró convencer y hoy ha sido descubierta que, es gandalla, abusiva, falsa y le gusta caravanear con sombrero ajeno. ¡Qué fórmula más explosiva!

PD. 1. ¿Y el candidato de MORENA José Luis Godina? Así le fue a este gris personaje, cuando todos sabíamos que el sujeto no sacaba buey de barranca. ¿Y ahora? ¿Regresará al PRI? Sólo es pregunta.

PD. 2. Y en el sur del estado, ni con la operación de Santa Magdalena Peraza, pura y mártir, MORENA logró remontar los paupérrimos resultados electorales, lo que termina con las historias de “super operadora” de la ex alcaldesa de Tampico quien, tenía las altas expectativas de derrotar al PAN y hacerle morder el polvo, lo que ni en sus sueños más profundos logró. Ahí para quienes creyeron en ella. Por cierto, con estos tristes resultados, la Peraza se quedó sin la oportunidad de ser, nuevamente, candidata a la presidencia municipal de Tampico, y aquí entre nos, que bueno.

Gracias por recibirnos.

Autor: Carlos Cortés García/Opinión
Publicado el Miércoles 5 Junio 2019 / 02:05 hrs