Trabajadores del ayuntamiento de Victoria son felices… ¡y el tesorero más!

Hoy es un secreto a voces que los trabajadores del Ayuntamiento de Ciudad Victoria están felices, pues “su patrón” les está otorgando medicamentos de patente para ellos y sus familias cuando acuden a los servicios médicos del Municipio. Pero más contento se encuentra el Tesorero, José Alfredo Peña Rodríguez, pues el proveedor de dichos medicamentos es su “yerno de oro”, José Isauro Flores Rivera, quien para mayores señas fue el “re$ponsable” de la Comisión Estatal de Riesgos Sanitarios, la COEPRIS, durante la administración de Egidio Torre Cantú, quizás la etapa más negra y corrupta de la dependencia en los últimos años en Tamaulipas.

Y digo que el Te$orero Victoren$e está también muy feliz, porque los jugosos contratos que le da a su yerno le benefician también a su familia.

Pero no hay que olvidar que José Isauro Flores Rivera sembró el terror entre el empresariado y comercio de la entidad cuando servía a su padrino político Egidio Torre Cantú, lo que le permitió amasar cuantiosa fortuna a tal grado que recién terminó esa administración se dio el lujo de irse a vivir a San Pedro Garza García, en Nuevo León, para seguir cerca, muy cerca, de su padrino Egidio, no fuera a ser la de malas que las investigaciones de la Auditoría y la mano de la justicia lo trajeran de regreso a Tamatán.

También recordamos que, saliendo de la COEPRIS, Pepito se convirtió en próspero empresario y “periodista”, abriendo un restaurante en Nuevo León y un portal informativo en Ciudad Victoria, por aquello de tener a la mano un medio de protección “por si fuera necesario”, negocios que finalmente tuvo que cerrar debido a que en las investigaciones la lumbre ya le estaba quemando los aparejos.

Y es increíble que este personaje en cuestión, Pepillo, tanga aspiraciones tan grandes y memoria tan corta. En enero de 2018 empezó a trascender la especie de que su padrino le había conseguido la delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social en Tamaulipas, por lo que un grupo de empresarios adheridos a la Federación de Cámaras Nacionales de Comercio, expresaron públicamente su temor de que se confirmara dicha versión de que el rapaz “Pepillo”, ex titular de la COEPRIS en Tamaulipas, José Isauro Flores Rivera, se incorporara a dicho cargo.

Dice el refrán popular que cría fama y échate a dormir. Y hoy los empresarios y comerciantes le tienen terror al famoso “Pepillo” por la singular corrupción que desató y promovió desde la Comisión Estatal de Riesgos Sanitarios de Tamaulipas. José Isauro Flores Rivera hizo víctima de su voracidad desmedida a un gran número de negocios en Tamaulipas, y es una pesadilla que los empresarios no pueden olvidar, pero tampoco quieren volver a vivir.

Pepillo estaba bien en su mansión allá en San Pedro Garza García, Nuevo León, sin hacer más daño a los tamaulipecos, pero a la llegada de la nueva administración municipal de Ciudad Victoria, y con la noticia de que su suegro había sido nombrado tesorero por el alcalde Xicoténcatl González Uresti, se dejó venir como de rayo y de inmediato se convirtió en proveedor de la administración municipal a través de su empresa comercializadora de medicamentos.

Y desde entonces, a los empleados del municipio de Ciudad Victoria los hacen felices otorgándoles medicinas de patente y a Pepillo, José Isauro Flores Rivera, y a su suegro, más felices con el lucrativo y jugoso negocio que da para mucho.

Lo importante es que la Contraloría del Estado, la Auditoría del Congreso y el SAT le hagan una revisión al municipio y a las empresas de “Pepillo” por aquello de que estén facturando con sobre precio en perjuicio de las arcas municipales. Digo, no está de más evitar que en arca abierta…

PD. 1. Hablando del Ayuntamiento de Ciudad Victoria, le diré que la primera comadre del municipio, es feliz cobrando más de 40,000.00 pesos al mes. Se trata de Karina Jaziel Menchaca Martínez trabajadora de confianza con la clave 34811, y quien está a las órdenes de la Coordinadora de Comunicación Social del Ayuntamiento, Gloria Montalvo.

La comadre de Gloria, desde el pasado mes de octubre, está dada de alta como personal de confianza en la Dirección de Tránsito Municipal y a partir de febrero de 2019 también cobra en Comunicación Social, con el número de proveedor 515172. El convenio por trabajos de difusión de Karina con el Ayuntamiento es por $40,600.00 pesos mensuales, cantidad que imagino ni medios de comunicación tienen firmado con esta administración municipal. Pero la comadre sí, a ella no se le puede negar nada. Esas son palancas y no fregaderas.

En este asunto hay tres cosas muy interesantes que valdría la pena conocer: primero, ¿cuánto gana como trabajadora de confianza en Tránsito? Segundo, en donde escribe Karina Menchaca, que labores de difusión realiza para ganarse esa lanita o como ayuda a difundir la correcta imagen de Xicoténcatl y su administración a la sociedad de Victoria. Y tercero, si eso gana la secretaria, ¿cuántos del águila se llevará Gloria Montalvo a su casa por mes? Porque si la comadre gana más de 40 mil, Gloria, por lo menos, debe ganar el doble de eso. Se aceptan apuestas.

PD. 2. La que no se mide es la alcaldesa de Reynosa, Maki Esther Ortiz Domínguez. Está empeñada en que su vástago Carlos Víctor, el orgullo de su nepotismo, sea presidente municipal de Reynosa después de ella para continuar la bonita tradición familiar de los jugosos negocios. Y ahora, convencida por sus diligentes asesores en comunicación social y redes, la alcaldesa publicó una encuesta en Facebook donde el respetable dio su veredicto: el favorito, el que pide la gente a gritos y con emoción para que sea su alcalde en Reynosa es… Le atinó: Makito llamado “El Grande”.

Me parece que esta encuesta es una ofensa a la sociedad de Reynosa: baches en las calles, oscuridad en el 75% de las colonias, problemas de agua, galopante inseguridad en las calles, altísima corrupción de la alcaldesa y sus secuaces y una opaca administración municipal que gasta millones del presupuesto público en que el hijo de la chihuahuense ande en campaña por más de dos años antes del proceso electoral, violando a todas luces la Ley Federal Electoral. Con estas malas acciones de Maki y su gobierno, Reynosa se ha convertido en una ciudad que poco a poco pierde la esperanza de lograr mejores condiciones de vida.

Pero eso sí. La señora dilapida a raudales el dinero de los reynosenses en promocionar a su hijo. ¿Y hasta cuando, me pregunto yo, se va a permitir que siga esta situación en Reynosa? No conforme con tener en el DIF Municipal a su marido, un personaje que ha destacado por el lenocinio y los negocios sucios, ahora quiere seguir apoderada del Ayuntamiento a través del orgullo de su nepotismo, Carlos Víctor, Makito, quien no tiene merecimiento alguno para ser funcionario, menos diputado y mucho menos alcalde.

Lo que mueve a la familia Peña Ortiz son los jugosos negocios que han aprendido a hacer manejando los dineros públicos, recursos que no son de ellos, sino de la ciudad, y no han hecho nada más que enriquecerse ofensivamente y hacer ricos a sus secuaces a costillas del pueblo.

Ni Reynosa es un feudo ni Maki y sus parientes la familia real y propietarios de la ciudad. Vivimos en una democracia y hay que hacer que estos señores la respeten. El Instituto Nacional Electoral y su presidente, Lorenzo Córdova Vianello tiene que poner orden en Reynosa, porque no se vale que, en lugar de trabajar y cuidar los recursos de la ciudad, como ofreció la chihuahuense a su llegada al poder en 2016, siga, desde entonces, en campaña, buscando perpetuarse en el poder.

Hoy por mí, diría Maki, y mañana por ti, le diría a su bebé. ¿Pasado mañana propondría a su marido continuar con la tradición Peña en la presidencia municipal, y quien es investigado por trata de personas, delincuencia organizada y prostitución infantil? No tardamos en ver también al primer consorte de Reynosa en una encuesta participando como candidato a diputado federal o local. Su ambición no tiene límite. Tiempo al tiempo.

PD. 4. No cabe duda que el ser humano es el único animal estúpido que tropieza dos veces con la misma piedra. En sesión extraordinaria realizada a puerta cerrada en el Palacio Municipal de Playas de Rosarito, y a escondidas, el Congreso de Baja California validó la reforma con la que se amplía de dos a cinco años el mandato del próximo gobernador del estado, Jaime Bonilla. Ante esta aberración jurídica, política y legal, PAN y PRI acudirán ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación a presentar su inconformidad por esta violación flagrante a la Constitución. De fallar la Corte en favor del Congreso de Baja California, más vale que Dios nos agarre confesados.

Gracias por recibirnos.

Autor: Carlos Cortés García/Opinión
Publicado el Miércoles 24 Julio 2019 / 21:38 hrs