El próximo domingo perderá el PRI

Carlos Cortés García
Opinión (Sábado 10 Agosto 2019).- Durante su visita a Yucatán, el pasado 31 de julio, el candidato a presidente del CEN del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, “Alito”, al término de una “entrevista pactada”, se topó con varios reporteros de diversos medios de comunicación que no fueron “pactados”. Y uno de ellos le cuestionó sobre el porqué privilegiar a unos medios y a otros marginarlos y excluirlos.

Más molesto que sorprendido, el campechano se fue directo a la yugular del reportero y le respondió “si yo fuera reportero estaría en busca de la noticia”.

Así, sin poder ocultar su enojo, el gobernador con licencia, exhibido por el periódico Reforma de poseer lujosas propiedades, las cuales por cierto no ha querido transparentar, cerró los ojos y trató de borrar su desafortunada declaración ofreciendo disculpas.

Y es que el común denominador de su campaña ha sido una pésima organización y un peor desempeño del candidato, con medios y con militantes, lo que demuestra que pierde los estribos fácilmente, cuando no tiene controladas las entrevistas y las situaciones. Y eso pinta de cuerpo entero al gobernador con licencia y no me lo imagino de llegar a dirigir al PRI.

El tema central es que, en la elección del próximo domingo 11 de agosto, estará en juego, más que una posición administrativa o un cargo político. Lo que estará en juego es el futuro de ese partido político, que gobernó el país más de 70 años ininterrumpidos.

Alito, o Amlito, como lo llama la raza, no quiere ser presidente del Comité Nacional del PRI. Por supuesto que no. Alejandro Moreno Cárdenas, en realidad, quiere ser presidente de la república en 2024. Y en esa aventura está siendo cuerpeado por el expresidente Enrique Peña Nieto, quien, abiertamente, claro, ya le dio su voto “y su confianza” para ganar el próximo domingo el primer escalón rumbo a la presidencia de la república. Pero, ¿y si gana Ivonne y no Amlito?

El caso es que, la Comisión Nacional de Procesos Internos del PRI informó que será a través del voto directo que se elegirá a los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional. El padrón de inscritos en el Registro Partidario consta de 6 millones 764 mil 615 militantes que son quienes podrán ejercer su derecho al voto.

Sin embargo, quienes saben de aguacates aseguran que el próximo domingo podría perder Alito, el “candidato oficial”, debido al hartazgo de los militantes tricolores del autoritarismo del partido y sus dirigencias.

Reitero, este domingo podría haber varios escenarios: que todo se mantenga en los límites del guion y que el ganador sea el gobernador con licencia de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas, “Amlito”. En ese caso el PRI se mantendría como una oposición convenida con el gobierno federal.

Sin embargo, podría pasar que el operativo en favor del campechano no funcione ante la incapacidad de quienes puso a operar, como en el caso de Tamaulipas, donde la dirigente estatal del PRI no ha dado pie con bola, es una perdedora, y podría mantener esa tendencia hasta el próximo domingo, escenario en el cual comprometería el triunfo de Alito. Y entonces, la ganadora del proceso será la ex gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco, en cuyo caso el PRI se convertiría en una oposición real. Porque fuera de Alejandro y de Ivonne no hay ningún otro candidato. Lorena Piñón es comparsa del campechano.

Y la única oportunidad que tendría la candidata Lorena Piñón de mantenerse en el candelero político es que gane Amlito y le pague sus servicios en campaña con algún encargo menor. Pero de ahí a lograr algo extraordinario la verdad pues no se ve.

Uno de los rumores que suena como tambores de guerra, es que el viejo PRI, el PRI de siempre, podría asomar sus fauces más autoritarias. Y este próximo domingo podríamos ver en el proceso electoral del PRI, robo de urnas, casillas quemadas, amedrentamiento a quienes se acerquen a sufragar por una nueva dirigencia nacional, de lo poco que ya queda del partido que dejó de ser Revolucionario e Institucional.

El objetivo de este movimiento es anular el proceso electoral, que el Instituto Nacional Electoral, quien está invitado a vigilar la “limpieza” del proceso, declare que por tanto vicio que se presente el resultado será inválido. Y luego de ello, proceder a la designación de un dirigente interino, que podría ser el ex Secretario de Salud, José Narro Robles. ¿Será? Podría ser, pero no es fácil.

El tema para el PRI a estas alturas “del partido” es, renovarse o morir. Y ese renovarse o morir la única puerta de salida para seguir vigente entre el electorado mexicano es entregarle el poder de lo que queda del PRI a la yucateca Ivonne Ortega Pacheco, candidata no identificada con el “stablishment” y quien, en sus alianzas, tiene el deseo y la necesidad de ganar, reformar y ofrecer a los mexicanos un nuevo partido que sea un ejemplo de oposición.

Reitero. Con Alejandro Moreno Cárdenas el PRI seguirá por donde ha transitado desde la elección federal de 2018: una oposición cómoda, levanta dedos y sumisa ante el poder presidencial, como lo ha sido prácticamente desde siempre.

PD. 1. Ayer hubo cambios en la Secretaria de Salud de Tamaulipas. Se fue de la Subsecretaría de Planeación y Vinculación, Horacio Garza Rojas y en su lugar llegó Juan Filiberto Torres Alanís. Asimismo, del ITABEC, salió Enrique Jorge Nemer Nader y entra al relevo Ernesto Robinson Terán. Cambios, sin duda, para fortalecer el quehacer del Gobierno de Tamaulipas, y del equipo del Gobernador, Francisco García Cabeza de Vaca, a partir de esta segunda mitad de la administración.

Ambos personajes tienen capacidad, experiencia, honestidad y en los cargos en donde han despachado, en la iniciativa privada y en la administración pública, han dado buenos resultados. ¡Felicidades y en hora buena para ambos!

¿Son los únicos cambios que habrá, se preguntará querido lector? No lo creo. Pero lo que si me queda claro es que son ajustes a un gabinete que funciona, razón por la cual no hay prisa en implementar otros cambios con carácter de urgentes.

PD. 2. Le platico que el Subsecretario de Bienestar Social en Tamaulipas, Alvaro Barrientos Barrón, se pronunció a favor de la permanencia del CONEVAL, órgano que mide los niveles de pobreza, ante la posibilidad de que el gobierno federal pueda desaparecer a ese organismo descentralizado cuya misión es evaluar de manera concreta la eficiencia de los programas de combate a la pobreza en cada Estado.

Y es que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, CONEVAL, es una instancia gubernamental mexicana fundada en el año 2005, con autonomía y capacidad técnica para generar información objetiva sobre la situación de la política social y la medición de la pobreza en México, que permita mejorar la toma de decisiones en la materia.

Es una institución coadyuvante del Gobierno que permite evaluar la eficiencia de los programas de pobreza implementados por los gobiernos federal, estatales y municipales, y dicha evaluación posibilita conocer si se va por buen camino o hay que cambiar el rumbo. Eso lo sabe y muy bien el Subsecretario Barrientos, dada su experiencia y formación en el tema, por lo cual

PD. 3. Este viernes 9 de agosto, en la Biblioteca de la Universidad Autónoma de Nuevo León, se estará desarrollando el Foro Regional Noreste 2019: Hacia una Nueva Ley General de Ciencia y Tecnología, importante evento en el cual participará el Gobierno del Estado de Tamaulipas, a través de la Secretaría de Educación.

Al foro asistirá como ponente el Subsecretario de Educación Media Superior y Superior de la SET, Miguel Efrén Tinoco Sánchez quien participará en la mesa de trabajo “Recursos Humanos y Equidad de Género”, a fin de articular información que permita crear un documento que establezca la Ley General de Ciencia y Tecnología.

PD. 4. Desde este espacio le mandamos un fuerte abrazo, solidario, al buen amigo Víctor Hugo González Martínez, ante la irreparable pérdida de su señora madre Hortencia, así como los mejores deseos de pronta resignación para él y su querida familia.

Gracias por recibirnos.

Hora de publicación: 00:00 hrs