Yahleel Abdala: incapaz, incompetente e ineficiente

En la elección de dirigente nacional del PRI del próximo 11 de agosto, está en juego algo mucho más que el simple cargo de presidente del Comité Ejecutivo Nacional. Estará en juego la viabilidad y el futuro del partido que por más de 90 años gobernó a México, haiga sido como haiga sido.

Y aunque en el panorama se ve difícil que el tricolor vuelva a ganar elecciones, por lo menos en el corto plazo, el país requiere partidos fuertes, independientes, con credibilidad, que le permitan ser un contrapeso real al poder formal.

Al PRI, y en general a todos los partidos, les falta construir liderazgos, fuertes e intachables, que permitan a la sociedad tener opciones a la hora de decidir en una elección. Y reitero, personajes que cumplan con estas características no hay muchos en cada partido político.

Por ejemplo, en la elección pasada de Congreso Local en Tamaulipas, ¿qué personajes tuvo el PRI de peso completo para competir en el proceso y dar al tricolor, siquiera, un triunfo de mayoría? Salvo un par de casos, y sin apoyos de la dirigencia estatal, el PRI careció de personajes, propuestas y lo más triste, se dieron cuenta que fuera del amparo del Gobierno sin estructura ni dinero, no son nadie ni logran nada.

El PRI de Yahleel Abdalá Carmona no hizo nada porque no supo para donde caminar. Y, lamentablemente, la neolaredense se dio cuenta de que su gestión al frente de ese partido ha sido un completo y rotundo fracaso. El PRI de Tamaulipas perdió la oportunidad de tener más diputados y, lo que es peor, perdió la confianza ciudadana, reflejo de la elección federal de 2018, de la propia inmovilidad de ese partido en Tamaulipas, y de una dirigente que no comunica, que no crea empatía con la militancia y que ha sacado a patadas a quienes, si saben y si pueden, pero que no piensan como ella. Yahleel, tristemente, ha demostrado sólo su mediocridad.

Si en algún momento Yahleel se vio como candidata del PRI a Gobernadora de Tamaulipas, para nada. Esa es una realidad que nunca le llegará porque es incapaz, incompetente, en una elección no ganaría y en el remoto caso de ganar, llevaría al estado al despeñadero, porque experiencia administrativa no tiene y como política, su paso por el cabildo y por la cámara de diputados federal, no le han servido más que para darse vida de reina, a costa de la confianza de los electores. Por eso no ganó para senadora.

Lo único que Yahllel traía en su cabeza a su paso por el Comité Estatal del PRI, fue ser diputada y plurinominal, porque en los nuevos tiempos, es lo poco que le queda.

Tras la elección nacional del 11 de agosto, deberá venir una convención nacional del tricolor y de ahí, en cascada, vendrán las elecciones para el cambio de dirigentes estatales y municipales. Y en ese momento, Yahleel saldrá disparada como tapón de sidra del partido para aterrizar suavemente en el Congreso de Tamaulipas, donde estaremos siguiendo muy de cerca, con lupa, su desempeño como legisladora, pero si tomamos en cuenta que en el Congreso Federal no hizo nada, como legisladora el escenario es el mismo: ira a rascarse la panza y a cobrar sus jugo$a$ dietas.

Lo que preocupa a los priístas tamaulipecos es que Egidio Torre Cantú ya saque las manos del partido. Y en la elección de dirigente nos vamos a dar cuenta si lo hace, si Egidio suelta al PRI o si se aferra a mantener el control de ese instituto político. Si Alejandro Etienne Llano, el delfín de Egidio, el que no cuajó como candidato a gobernador, se alza con la victoria del PRI estatal, entonces ahí seguirá como la mano que mece la cuna el hoy vecino de San Pedro Garza García, para tragedia del PRI y de su militancia.

Porque la llegada de Alejandro Etienne Llano al PRI significaría ponerle el último clavo al ataúd tricolor de Tamaulipas, porque el hoy diputado y exalcalde, quien dejó Ciudad Victoria llena de baches, con calles sucias y oscuras, se peleo con más de uno de los sectores sociales y económicos y mejor se dedicó a perseguir “su sueño” de ser candidato a Gobernador.

Alejandro no es político, no tiene ni el olfato ni la capacidad para sacar adelante al PRI del marasmo en que se encuentra, no sabría por donde empezar y, lo más importante, las prerrogativas que recibirá el tricolor a partir de enero próximo se verán reducidas drásticamente, con lo cual la caja de las galletas del partido será infinitamente menor y no alcanzará para todos.

Además, ¿quién en su sano juicio le va a invertir a candidatos perdedores, sin liderazgo, sin proyecto y sin futuro? Me parece que nadie, por lo que se corre el riesgo de que en la próxima elección el escenario que se viva sea peor que el de junio pasado, cuando el Partido Acción Nacional arrasó las posiciones de mayoría en el Congreso ante la inmovilidad e incapacidad de los otros partidos políticos.

Finalmente, si Yahleel quiere acabar con el PRI de Tamaulipas, o Egidio en este caso, van muy bien. Y el punto final será, reitero, será poner a Alejandro Etienne Llano como relevo de Yahleel. Con él se pondrá punto final a la historia del tricolor en nuestro estado. U otros podrían decir, pondrán el último clavo al ataúd tricolor.

PD. 1. Ayer le platicaba que Anwar Alejandro Vivian Peralta ya había convencido a Alejandro Rojas Díaz Durán de que lo convirtiera en dirigente municipal en Río Bravo, lo que se vería como una acción antidemocrática y tramposa, sobre todo cuando Vivián Peralta no es, reitero, ni político, ni funcionario, ni servidor público, ni dirigente político.

Anwar ha convencido a muchos de muchas cosas. Y cuando las cosas ya no le gustan utiliza los espacios “periodísticos” para ofender, insultar y difamar. Así se peleó ya con perredistas, panistas, priístas y no tarda en tranzarse con los morenistas, porque tengo versiones de primera mano de que los militantes de MORENA no se dejarán que este sujeto de marras los madrugue y se pase los estatutos de ese partido por el arco del triunfo.

Por ello, Alejandro Rojas Díaz Durán, a quien cada vez se le ve más lejos de la dirigencia nacional de MORENA, estaría violando la normatividad del movimiento por ayudar a este “sujeto de baja caterva moral” y ese sería un mal antecedente para él que busca ser presidente de MORENA. Y el fantasma de Anwar podría perseguirlo si se empeña en poner a este tipo como dirigente municipal, lo que Vivián Peralta presume con una foto con la que se jacta de que el nombramiento lo tiene ya en la bolsa porque “su amigo, su muy amigo”, así se la prometió. ¿Será?

PD. 2. Aunque Usted no lo crea, le entregaron un Doctorado Honoris causa a Laura Cecilia Bozzo Rotondo, mujer conocida por conducir el programa Laura en América. Emocionada, me imagino yo, Bozzo, en su cuenta de twitter, escribió: “Sin palabras de la emoción Doctorado Honoris Causa y la medalla Benito Juárez en el Congreso de la Ciudad de México”.

Horas después, el Congreso de la Ciudad de México informó a través de un comunicado que no entregó ninguna clase de reconocimiento a la peruana Bozzo: “El Congreso no cuenta con atribuciones para entregar doctorado honoris causa o reconocimientos que no estén previstos en la Constitución o en su Ley Orgánica”.

El organismo agregó que únicamente prestó el Auditorio Benito Juárez, a “solicitud expresa de una Legisladora” sin saber los motivos ni detalles del uso que se le daría al recinto.

Que pobre de pensamiento esta señora que ha abusado de los mexicanos que menos tienen y quiere espantar a todos con el petate del muerto. Lo que parece habérsele olvidado a la conductora de televisión, es que fue procesada por la justicia de Perú en 2006, y encontrada “culpable” de los cargos de peculado y asociación ilícita para delinquir, por coludirse con el exasesor presidencial, Vladimiro Montesinos –condenado a ocho años de prisión efectiva- en una estrategia para lograr la reelección de Alberto Fujimori en 1999.

PD. 3. Esta mañana, el presidente López Obrador anunció con bombo y platillo que México no entrará en recesión, debido a que el segundo trimestre de 2019 el país creció 0.1%, lo que técnicamente rompe este escenario. Esos son los otros datos de quien gobierna el país, aunque el crecimiento que se dio, técnicamente, no sirve para mucho.

Gracias por recibirnos. 

Autor: Carlos Cortés García/Opinión
Publicado el Jueves 1 Agosto 2019 / 00:29 hrs