Por esta razón, el narco recluta niñas y niños en México


Se debe a que en México hay un vacío legal y, antes de los 14 años, los niños no son responsables de sus delitos ante la ley.

Agencias
Ciudad de México (Sábado 14 Septiembre 2019).- Recientemente, con el auge de los “niños sicarios“, se encendieron las alertas, ya que el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), liderado por “El Mencho” Oseguera, comenzó a reclutar niños y niñas en sus filas.

Y no es el único grupo criminal que mete a menores de edad en su red. Hace poco, la Fiscalía de Guanajuato detuvo a tres jóvenes mujeres, que al parecer habrían participado en asesinatos en la región.

Pero hay una razón particular para que los menores de edad ingresen a los cárteles. De acuerdo con un reportaje de la BBC, se debe a que en México hay un vacío legal y, antes de los 14 años, los niños no son responsables de sus delitos ante la ley.



Por eso, entre los 14 y 18 años quienes cometen crímenes son sentenciados por un mínimo de tiempo y, cuando salen de prisión, pueden reintegrarse a los cárteles. He ahí la razón por que cárteles como el CJNG buscan a los menores de edad, a quienes usan a veces de “halcones” para alertar sobre las autoridades.

Sin embargo, antes de que el CJNG y los cárteles actuales reclutaran niños, en 2010 llamó la atención el caso de “El Ponchis”, detenido a los 14 años. Trabajaba para el cártel del Pacífico del Sur.

El joven fue liberado y enviado a su país de origen, Estados Unidos, para seguir una rehabilitación especial. Pero como él existen muchos más que no pueden tener esta oportunidad, señalan organizaciones civiles.

Los menores se encuentran en la primera línea de violencia, pues incluso participan en combates entre carteles.

Muchos fueron víctimas de secuestros masivos; en otros casos sus familias recibieron amenazas para obligarles a trabajar para delincuentes, algunos más se unieron por miedo o porque era su única alternativa de empleo.

También hay casos, los menos, en que los adolescentes desean unirse a las bandas. Pero el común denominador es que son víctimas o victimarios que padecen la ausencia del Estado, cuya obligación es protegerles.

La ausencia de un adecuado marco legal es grave, coinciden especialistas, pues hace más difícil resolver el problema de estos menores.

Uno de los temas fundamentales es su reinserción social que debe efectuarse con varias estrategias a la vez: asegurar su participación en los planes oficiales dirigidos a ellos, ofrecer alternativas de desarrollo y empleo y garantizar su protección, señala Cauce Ciudadano.

Una ruta complicada, especialmente en el caso de los menores que han recibido entrenamiento paramilitar.

Hora de publicación: 15:46 hrs