Archivaldo amenazó a familias de militares y a civiles en cuatro estados


El éxito del operativo estaba sustentado en la “rápida evacuación” del hijo del Chapo Guzmán.

Agencias
Ciudad de México (Jueves 31 Octubre 2019).- No sólo Culiacán estuvo bajo la amenaza del crimen el 17 de octubre. Por más de tres horas, el tiempo que estuvo retenido Ovidio Guzmán antes de haber sido liberado por una “decisión colegiada” del gabinete de seguridad, su hermano Iván Archivaldo amagó con atacar a civiles en Culiacán, pero también en Sonora, Chihuahua y Durango.

De acuerdo con el titular de Sedena, Luis Cresencio Sandoval, el éxito del operativo estaba sustentado en la “rápida evacuación” del hijo del Chapo Guzmán, planeado por autoridades desde el 25 de septiembre cuando se emitió una orden de detención provisional con fines de extradición. Sin embargo, se encontraron ante factores adversos.


En principio, según el informe presentado este, el grupo criminal reaccionó con rapidez e impidió que las fuerzas federales trasladaran a Ovidio por tierra, como era el plan.

Familias de militares fueron amenazadas; se privó de la libertad a soldados, que estaban de descanso; no contaban con una orden de cateo para ingresar al domicilio, y se emitieron “amenazas de agresiones en Sonora, Chihuahua y Durango”.

El gobierno dio a conocer un video del momento en el que Ovidio se entregó sin ofrecer resistencia y pidió por teléfono a su hermano Archivaldo detener la violencia, pero fue en vano. “Ya paren todo, oiga, ya me entregué”, decía el joven.


El Ejército y la Guardia fueron superados en número por el crimen organizado. Pasaron 10 minutos, cuando se reportó que los militares estaban bajo agresión. Tras consultar al Presidente, a las 18:45, “por decisión colegiada, se ordenó dar fin a la operación”, y los delincuentes liberaron a militares retenidos.

Hora de publicación: 06:05 hrs