Que no sean ratas

Rosa Elena González Hernández
Opinión (Domingo 8 Diciembre 2019).- Damos paso a denuncias ciudadanas. Un grupo de señoras acusan a personal del  área de deportes municipal, en la capital tamaulipeca, de prácticamente estarles robando, de quedarse con dinero que no le corresponde.

Muy molestan están las señoras que acuden diariamente a realizar sus ejercicios y bailar zumba en el Paseo Pedro José Méndez, su molestia es porque  en la actual administración, tienen más de 6 años  asistiendo a ese sitio, han dejado caer el lugar, las instalaciones están en pésimas condiciones.

Pero además su molestia es porque cada una de ellas aportaba 35 pesos mensuales como gratificación para el instructor del gimnasio en agradecimiento a la paciencia que les tiene pues varias de ellas ya son mayores.

Dicen que por voluntad propia y por tener un lugar digno y confortable para las personas que asisten a realizar sus ejercicios al gimnasio o bailar zumba en la explanada, el instructor, con la gratificación que ellas aportan  le daba mantenimiento a los aparatos, compraba material de limpieza y sanitario.

Todo iba bien hasta que en la administración actual personal del departamento de deportes municipal comenzó a confiscar, así dijeron usuarias del gimnasio, el dinero que ellas aportaban para ayuda del maestro.

“El maestro hace su esfuerzo pero ahora todo está sucio, los aparatos descompuestos, sin  agua ni material de limpieza por que los del municipio aparte de que no le dan mantenimiento se quedan con los pesitos que nosotras entregamos” dice doña mariquita.

Pues resulta que rigurosamente mes con mes se presentan los de deportes del municipio a exigirle el dinero al maestro, como delincuentes cobrando cuota a las señoras por acudir a la concha acústica.

Eso sí, como si les pagaran, o no les quitaran el dinero, en cada evento que realiza el municipio quieren que los maestros lleven a las señoras que bailan zumba para hacer coreografías, que participen hasta en los festivales.

El colmo, fue que hace unos días el numeroso grupo de señoras, a sus posibilidades, organizaron una pequeña posada para ellas y los maestros, pero no contaban con que el director del deporte municipal y su segunda de abordo se hicieran presentes sin aportar nada pidieron se les instalara mesa especial como presídium.

“Se comieron nuestros tamalitos y refresco” dice una de las señoras, pero asegura que eso no es lo que más les molesto sino que los del municipio se apersonaran para dar un informe de “todos los logros” del alcalde cuando el evento nada tenía que ver con ellos, pues ni aportaron ni organizaron.

“De perdido hubieran dicho un mensaje de navidad, pero no, fueron a nuestra posadita a comerse los tamales y aventarse un discurso de sus triunfos como si fuera cierto lo que decían” dice otra de las inconformes al tiempo que reclama que no sean ratas, que no se queden con los 35 pesos que ellas entregan mensualmente.


Hora de publicación: 06:13 hrs