Esperan pico de Coronavirus a finales de abril


El mayor número de casos de COVID-19 podría registrarse en México a finales de abril y principios de mayo.


Agencias
Ciudad de México (Sábado 21 Marzo 2020).- Las autoridades de Salud registraron este viernes un total de 203 contagios de COVID-19 con dos fallecimientos luego de los estudios hechos al "deceso sospechoso" del día anterior.

El director de Epidemiología del Gobierno de México, José Luis Alomía, confirmó la muerte por COVID-19 del paciente que el día anterior fue puesto como sospechoso de haber contraído la enfermedad.


Cabe recalcar que previó que el mayor número de casos de COVID-19 podría registrarse en México a finales de abril y principios de mayo.

La actualización de los casos de COVID-19 comprende un total de 606 casos sospechosos y una sumatoria de 1,111 que ya han sido descartados, afirmó Alomía en una rueda de prensa en el Palacio Nacional de Ciudad de México.

Alomía precisó que con las dos muertes registradas al momento, la tasa de letalidad por el COVID-19 en México, es actualmente del 1 % de los casos, dos de 203.

Un tercio de los contagiados son mujeres y los dos tercios restantes son varones, y el 90 % de los casos han recibido atención ambulatoria y el resto han sido atendidos en los hospitales, explicó el experto.

Alomía señaló que los laboratorios oficiales no han certificado las llamadas pruebas rápidas de detección del coronavirus por considerar que en un momento determinado puede producir falsos positivos o negativos.

SUSPENDE LABORES NO PRIORITARIAS

El Gobierno federal suspenderá sus labores no prioritarias a partir del 23 de marzo y hasta el 19 de abril, como medida para enfrentar la pandemia del coronavirus.

La Secretaría de Salud publicó el proyecto de Acuerdo que suspende labores en la Administración Pública Federal en todas las áreas no indispensables.

Los titulares de las instituciones públicas federales deberán identificar las áreas que continuarán prestando los servicios que cotidianamente tienen a su cargo y que sean indispensables para afrontar la situación de emergencia, a fin de garantizar la suficiencia, oportunidad y continuidad en la prestación de servicios y provisión de bienes indispensables

También, se ordena a las autoridades federales garantizar la operación continua del transporte y, por lo tanto, seguirán funcionando los puertos, aeropuertos, carreteras y autopistas.

El Acuerdo menciona que se han tomado medidas que ha permitido retardar la propagación del virus, entre ellas la Jornada Nacional de Sana Distancia.

INSABI PIDE MÁS DE 145 MILLONES DE PESOS

México aún no está en la fase 2, pero tanto el recién creado Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) como el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) enfrentan serios problemas para atender la demanda creciente de posibles casos.

El Insabi reconoce que "trabaja a su capacidad instalada" y no dispone en este momento de equipo médico para dar atención a la población que pudiera verse afectada por el escenario global derivado de la presencia actual y futura del COVID-19 en el país.

Incluso, advierte que "si el tema de [la enfermedad] llega a una fase 3 (…) requerirán [adicionalmente de] 150 ventiladores, 200 monitores y 245 oxímetros de pulso", porque los que opera actualmente, subraya el instituto, están siendo empleados a plena capacidad.

El director del Insabi, Juan Antonio Ferrer Aguilar, envió una solicitud a la Unidad de Inversión de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) el pasado 11 de marzo para solicitar 145 millones 200 mil pesos -a ejercer inmediatamente- a fin de obtener equipamiento para la atención de emergencia epidemiológica del coronavirus, que incluye estos equipos.

En dicha solicitud, el funcionario detalló que estos equipos "serán distribuidos a las entidades federativas del país, considerando las unidades médicas del IMSS Bienestar, ISSSTE y de la Secretaría de Salud, para hacer frente a las necesidades derivadas de la pandemia y al perfil epidemiológico de la población.

El equipo será concentrado por el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece) y será distribuido conforme se desarrollen los casos de COVID-19 en las unidades médicas de los estados.

Hasta ahora, el Insabi dispone de 8 mil 104 ventiladores metálicos, 13 mil 624 monitores de signos vitales y mil 697 oxímetros de pulso.

Por ello, advierte que si la epidemia llega a una fase 3 se adecuarán diferentes espacios médicos para atender a la población afectada, al tiempo que se requerirán de estos equipos, por lo cual es importante prevenirse con la adquisición de dichos instrumentos sanitarios.

FRENA BUROCRACIA PRUEBAS

A 22 días del primer caso de coronavirus en México, el Gobierno federal mantiene frenada la autorización de laboratorios privados para que realicen pruebas de detección del COVID-19.

La capacitación y autorización para los únicos dos centros de diagnóstico validados por el Gobierno demoró tres semanas en medio de una epidemia que crece de forma acelerada.

Incluso, más de 200 científicos mexicanos se pronunciaron por implementar medidas urgentes de contención, como la aplicación de pruebas a la población para detectar rápidamente casos y frenar el contagio de coronavirus.

En el pronunciamiento emitido ayer --en el que destacan 80 investigadores eméritos y Premios Nacionales--, piden emitir de forma explícita y asertiva directrices a la ciudadanía ante la situación de emergencia y asignar recursos tanto al sistema de salud como a la actividad económica del país.

El freno del Gobierno en la certificación de laboratorios privados demoraría la atención de contagiados y el registro de casos, pues hasta ahora solo 2 centros de análisis están autorizados, junto a los laboratorios gubernamentales, uno por entidad, y 5 en la CDMX, que suman 39, que resultarían insuficientes ante el crecimiento exponencial de casos.

Jaime Sepúlveda, director del Instituto de Ciencias de la Salud Global, en la Universidad de California, consideró que el País está aplicando pocas pruebas y esto puede provocar un subregistro de casos confirmados y que, debido a ello, no se tomen medidas drásticas.

Dijo que no es necesario que todas las pruebas se apliquen con el Protocolo de Berlín, como pretende el Gobierno federal, pues varios países han desarrollado sus propios métodos diagnósticos y han sido buenos, como China y Corea del Sur.

En México, para que los laboratorios privados puedan realizar las pruebas de detección del COVID-19 es absolutamente necesario cumplir los requisitos de calidad para obtener la autorización del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológica (InDRE), recalcó ayer el organismo.


El InDRE, organismo de referencia nacional para la OMS, reportó que el 7 de marzo dio capacitación al Hospital Ángeles Interlomas y al Centro Médico ABC Observatorio, así como a Médica Sur y el Hospital Español.

Los dos primeros ya completaron el trámite y están autorizados desde este viernes para la realización de pruebas; los restantes están en proceso.

Hora de publicación: 18:50 hrs