Mauricio de Alejandro, Benito Saenz y Yahleel Abdalá, ¡trio de perdedores!

Carlos Cortés García
Opinión (Viernes 31 Enero 2020).- La tarde de este miércoles, la diputada priísta local plurinominal, Yahleel Abdalá Carmona, mientras transcurría en el Congreso la toma de protesta de los tres consejeros del Instituto de Transparencia y Acceso a la Información de Tamaulipas, chateaba muy contenta a través del mensajero de su teléfono celular. En ese momento, me pareció un exceso y una falta de respeto y cortesía para sus compañeros diputados, para los propios funcionarios que asumían el cargo y para el público y medios de comunicación que acudimos a la ceremonia.

Tomé una foto y la subí a mi cuenta de Facebook y nunca imaginé lo que al paso de las horas ocurriría: un ejército de boots y aliados y hasta empleados de la legisladora plurinominal Abdalá, se me lanzaron a la yugular, recriminándome que haya yo subido esa foto. Los argumentos fueron lo de menos. Lo de más fueron dos de las personalidades que se lanzaron a la defensa a muerte de la ex diputada federal: Benito Sáenz Barilla y Mauricio de Alejandro, ambos, candidatos priístas perdedores, lo que no les resta su capacidad de opinión, pero si los obliga a decir algo inteligente y a pensar bien lo que van a publicar.

Benito Sáenz Barella debería cuidar más lo que dice y a quien se lo dice, dado que es formalmente Secretario Adjunto a la Presidencia del Comité Directivo Estatal del PRI de Edgar Melhem y lo que diga puede ser usado en su contra. Y de Mauricio de Alejandro, ni hablar.

El caso es que defienden lo indefendible. Yahleel Abdalá no fue una presidenta del PRI destacada. Por el contrario. La mujer -y no por cuestión de género- acabó por hundir al Revolucionario Institucional en una elección, circunstancia señalada por los propios candidatos priístas, quienes se quejaron de que Yahleel los mandó a la guerra sin fusil, sin dinero para publicidad y para logística, al matadero, vamos. Por ello, el PRI perdió absolutamente todo. Y sólo ganó tres diputados plurinominales y, ella, de manera moralmente indebida, abusiva e incorrecta, se apuntó en el primer lugar de la lista de plurinominales. Pasara lo que pasara, ella llegaría al Congreso, lo que finalmente ocurrió.

El PRI de Tamaulipas logró en la elección de 2018, 374 mil 414 votos y de ellos solo tuvo en el proceso de 2019, 87mil 132 sufragios. Y si, Usted podrá decirme que una elección no tiene nada que ver con la otra. Podría ser. Pero como argumento baste decir que, en 2016, cuando se renovó el Congreso de Tamaulipas, y con todo y el efecto de los vientos de cambio, el PRI de Rafael González Benavides logró 6 diputados de mayoría relativa y 5 de representación proporcional. Una diferencia abismal entre esa elección y la del 2019, que, bajo “la mano de Yahleel”, por llamarlo de alguna manera, lastimó y ofendió, y mucho a los priístas.

Y reitero, la falta de trabajo de Yahleel al frente del PRI le quitó posiciones a ese partido y dinero de prerrogativas públicas, lo que tiene al tricolor hoy al borde del abismo, de la quiebra técnica, aunque Yahleel quiera defender lo indefendible. Y aunque quiera demandar a quien esto escribe, me parece que el trabajo político-partidista de la originaria de Nuevo Laredo dejó mucho que desear, aparte de otros detalles que le comento a continuación.

Después de la publicación en mi muro de la foto donde Yahleel chateaba por su celular en la sesión solemne del Congreso de Tamaulipas, Yahleel me lanzó a su jauría para que me tundiera en redes lo que, realmente, no me preocupa. Como periodista siempre hay quien te sigue y te aplaude y otros que te atacan e insultan y hasta te amenazan, al no gustarles el tema del cual hablaste. Y aplico entonces la máxima de que “quien se ríe se lleva”.

Entre las críticas, hasta la diputada Olga Garza apareció defendiendo la posición de Yahleel y, me parece justo pero no correcto, al haber sido la Abdalá quien le dio la oportunidad de ser diputada pluri. O lo que es lo mismo, Olga le debe el favor y parece ser que se lo pagó defendiendo a Yahleel.

¿Pero que respeto y credibilidad tiene alguien como Yahleel, quien se comporta como si el mundo no la mereciera? Con ese carácter que desprecia a los demás y se siente como si fuera de la clase real, claro que tiene muchos malquerientes. Y lo reitero, entre los propios trabajadores del PRI tiene a sus más severos críticos. A ellos, ni los saludaba, ni le importaba pagar los impuestos que si les descontaban. Por ello hay quienes soñaban con sacar su casa de INFONAVIT pero como Yahleel tuvo una administración desastrosa, dejó de pagar y penalizaron a los trabajadores, a quienes les quitaron temporalmente ese derecho para adquirir su casa. ¿Le importó a la de Nuevo Laredo? En lo más mínimo. El tema lo tuvo que resolver a su llegada al partido Edgar Melhem Salinas. Y lo mismo pasó con el Instituto Mexicano del Seguro Social. La sensibilidad de Yahleel por los trabajadores del partido es igual o menor a cero. Qué pena, por lo trabajadores, claro.

Los trabajadores del partido califican a Yahleel como “la peor patrona que ha llegado a dirigir el partido”, más déspota que Ricardo Gamundi, y para decir eso está difícil. Es a tal grado la malquerencia, que la acusan de que, llegando a la dirigencia del PRI, que no liderazgo, Yahleel les quitó aguinaldos, no les hizo posada, no les festejó el Día de las Madres y les retiró todos los bonos posibles a los trabajadores. Terrible para quien tiene fincado su patrimonio en una decisión tan injusta.

Cuando Yahleel fue diputada federal, su argumento de resolver los problemas de los autos chocolates en la frontera, se quedó en la nada. Tres años prometió y no resolvió nada. Y el problema se mantiene latente hasta hoy. Por eso, alcanzó la triste votación que alcanzó, porque los ciudadanos dejaron de creer en ella y en sus promesas. Y muchos priístas la acusaron de avergonzarse del partido, al usar un color morado en sus estandartes de campaña, en lugar de los diseños tricolores que por años acompañaron a candidatos priístas. Y por eso perdió la senaduría.

Motivos hay más de uno para señalar a esta mujer y, reitero, su petulancia es terrible, sobre todo cuando se es político y el político se debe al ciudadano. Pero estoy consciente de que esta vida quien se ríe se lleva. Y acepto las críticas de sus correligionarios, aunque en el caso de Benito Sáenz Barella y Mauricio de Alejandro no los puedo aceptar porque, ambos dos, son perdedores del PRI, por decir lo menos. Conozco bien la historia de los dos, y podemos debatirlas, hay muchas cosas que se pueden decir, de las que podemos hablar, pero para mí, lo más sobresaliente y significativo en sus historias de vida, es que son perdedores y para que se quiten el estigma, va a estar muy difícil.

Lo que no voy a aceptar de ninguna manera es la amenaza que Mauricio de Alejandro lanzó sobre mi persona, tema que ya está en el escritorio de mis abogados analizando la pertinencia de una acción legal, pero que quede muy claro, públicamente, de que cualquier cosa que me suceda a mí, a mi familia y a mi patrimonio, hago responsables a Yahleel Abdalá Carmona y a Mauricio de Alejandro.

Por lo pronto, los priístas deben exigir al propio Comité Ejecutivo Nacional del PRI, que dirige el campechano Alejandro Moreno Cárdenas; al Instituto Nacional Electoral y al Servicio de Administración Tributaria, una acuciosa auditoria a la gestión de Yahleel Abdalá Carmona como presidenta del PRI, porque se dicen muchas cosas y los priístas quieren saber que si fue cierto y que no fue cierto. Si la hoy diputada habla de transparencia, que acepte el reto: si hubo malos manejos en su gestión, que renuncie al PRI y que se vaya del Congreso.

Las prerrogativas del Instituto Electoral de Tamaulipas, debido al mal desempeño del PRI de Yahleel, para este año, se redujeron de alrededor de tres millones a menos de la mitad. ¿A eso como debe llamársele? ¿Ineficiencia? ¿Plan con maña? ¿Yahleel se merecía la diputación? De que la mujer empinó al partido lo empinó, razón por la cual cuesta trabajo que la defiendan con la vehemencia con que lo defienden. Pero, en fin.

PD. 1. Ayer jueves, el gobernador, Francisco García Cabeza de Vaca, tuvo una gira muy importante por Nuevo Laredo, el pujante municipio que gobierna el panista Enrique Rivas Cuellar. Y ahí, se reunió con los sectores productivos del municipio y miembros de la Diócesis de Nuevo Laredo, además de encabezar los festejos a enfermeras y enfermeros de diferentes instituciones médicas de esa ciudad fronteriza.

A los profesionales de la salud, el mandatario les entregó reconocimientos por su desempeño, calidad humana y científica en beneficio de la salud de los tamaulipecos.

“El sector salud -dijo el Gobernador- es uno de los sectores más importantes que tiene cualquier Gobierno, y juega un papel importante para el desarrollo de nuestro estado y nuestro país”. Destacó que las enfermeras y enfermeros tamaulipecos, se distinguen por su trato humano, sensible y generoso, “y eso, no se compara con nada”.

También, el Gobernador se reunió con líderes de cámaras y organismos empresariales de la Ciudad, a quienes expuso el panorama económico de Tamaulipas en los rubros de comercio exterior, inversión extranjera, energía y generación de empleos; proyectos que dan mayores condiciones de competitividad para la zona y progreso social y económico a las próximas generaciones.

Y remató: “El orgullo y joya del comercio internacional en este país, es Nuevo Laredo; es el cruce más importante de Latinoamérica”. Y es que Tamaulipas al día de hoy, ocupa el sexto lugar a nivel nacional en inversión extranjera, el décimo en generación de empleos, es el estado energético por excelencia, con los parques eólicos más grandes de Latinoamérica. Finalmente, el Gobernador y el Alcalde, Enrique Rivas Cuéllar, dialogaron el Obispo Monseñor Enrique Sánchez Martínez.

Muy productiva, sin duda, esta gira de trabajo por Nuevo Laredo, del Gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca quien, ni duda cabe, está tocando los temas sensibles, aquellos que, entre otros, promueven el crecimiento de la economía y promueven la seguridad en Tamaulipas.

PD. 2. Respaldar a las mujeres en la vida política del estado es uno de los ejes principales del plan de trabajo del Comité Directivo Estatal del PAN en Tamaulipas. Así lo dijo Luis “Cachorro” Cantú Galván, presidente del PRI de Tamaulipas, en la apertura de la conferencia Liderazgo Femenino, organizado por el Secretaría de Promoción Política de la Mujer, Cantú Galván dijo que el comité a su cargo es el primero en la historia del partido en Tamaulipas de mayoría femenina. El encuentro fue encabezado por Alma Mireya González Sánchez, directora nacional de Promoción Política de la Mujer del CEN del PAN, Aurora Espina Vergara, investigadora, y Mariela López Sosa, secretaria general del partido en el estado, así como Esther Lozano Hernández secretaria de PPM del estatal.

PD. 3. Oiga, el tema de las becas en Reynosa se le salió de las manos al Ayuntamiento de Reynosa, cuya presidenta, Maki Esther Ortiz Domínguez, nomás no le encuentra la cuadratura al círculo. Le voy a contar con lujo de detalles el desorden en el tema más adelante, pero ni la plataforma digital sirvió y el registro presencial que organizaron este viernes por la mañana, en al Auditorio Municipal, terminó a golpes, al estilo del rosario de Amozoc. Parece mentira que no puedan organizar algo bien sin tener errores garrafales. Con el presupuesto que tiene Reynosa, si fuera bien aplicado, lograrían buenos resultados, pero reitero, lo que natura no da, Salamanca no presta.

Gracias por recibirnos. 


Hora de publicación: 02:24 hrs