Mujeres luchando en lodo por Nuevo Laredo

Carlos Cortés García
Opinión (Martes 26 Mayo 2020).- Adelantándose a los tiempos una enormidad, pero entendiendo que después del 30 de septiembre de 2021, ambas mujeres, Yahleel Abdalá Carmona y Carmen Lilia Cantú Rosas Villarreal se van a quedar desempleadas, empezaron los escarceos para ver quien es quien rumbo a la elección de la presidencia municipal de Nuevo Laredo.

Y yo les tengo a las dos una pésima noticia: primero, a pesar de que consigan la candidatura a la presidencia municipal de Nuevo Laredo, por sus respectivos partidos, en la elección nada más no van a levantar. Y no van a levantar porque la gente ya se cansó de bravuconadas y acciones pendencieras en lugar de aportar ideas inteligentes para el reto del desarrollo. ¿O qué han hecho ambas para aportar a la vida de Nuevo Laredo? La respuesta en nada.

El elector, el ciudadano, busca soluciones a los problemas de la ciudad, que son, a final de cuentas, los problemas de los ciudadanos. La falta de agua es un problema de la ciudad pero que nos afecta a los ciudadanos; las malas condiciones de la infraestructura urbana, exceso de baches en las calles, mal servicio de limpieza, falta de alumbrado público, la inseguridad. Estos problemas nos afectan a los ciudadanos. Y en Nuevo Laredo se ha hecho un muy buen trabajo en los últimos cinco años, trabajo que difícilmente estas mujeres podrán superar.

Y en las elecciones, lo que queremos los ciudadanos son candidatos que nos respondan, que nos escuchen, que nos tomen en cuenta y que nos ayuden a resolver los problemas. Lo demás es politiquería, demagogia, mezquindad y ambición.

Y después de las elecciones de julio de 2018, los mexicanos ya debimos haber aprendido, espero, a votar con la cabeza, a conciencia, con inteligencia, ya que por esa equivocada decisión que tomaron 30 millones de mexicanos, hoy estamos pagando las consecuencias: un país evidentemente dividido y en camino al enfrentamiento entre buenos y malos, entre chairos y fifís, y entre liberales y conservadores.

¿Qué tiene Nuevo Laredo hoy como valores agregados y que hay que buscar que no se pierdan? Muchos, pero reconozco que hoy, Nuevo Laredo, tiene un alcalde que camina al lado de los ciudadanos, que siente lo que duele a los neolaredenses, y que se pone en los zapatos del ciudadano de a pie, como usted y como yo.

Enrique Rivas Cuellar ha demostrado que, con trabajo, con emoción y con imaginación, pero sobre todo con voluntad política, se puede cambiar el estado de las cosas. Y por ello no es gratuito que, desde el inicio de la pandemia, Rivas Cuellar ha caminado al ritmo del Gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, y por supuesto ha llegado a todos los rincones de Nuevo Laredo, llevando en las manos un apoyo, una solución, una esperanza.

Por ello es que con toda seguridad, le digo a los neolaredenses, ni Yahleel Abdala, a quien por des fortuna he conocido bien, ni Carmen Lilia Cantú Rosas Villarreal, a quien se puede conocer a través de los ojos y acciones de su equipo legislativo, como Jorge Valdez y compañía, no son las mejores opciones para gobernar esa pujante ciudad de la frontera de Tamaulipas.

Y no es porque sean mujeres. Mi opinión nada tiene que ver con el género de las personas. No, de ninguna manera. Pero para las mujeres mi respeto. Para todas. Yo nací del seno se una extraordinaria mujer y comparto mi vida con otra, la madre de mis hijos, a quien respeto y admiro por sobre todas las cosas. Pero mi respeto por las mujeres nada tiene que ver con mi objetividad como periodista. Y con toda objetividad ni Yahleel ni Carmen Lilia.

Yahleel es una perdedora consuetudinaria. Hundió al PRI de Tamaulipas y se peleó con todos los sectores, resultando que en la elección de 2019 redujo dramáticamente la bancada de ese partido en el Congreso a su mínima-mínima expresión. Tres legisladores hoy se cuentan en la nómina tricolor y, adivine, ella, Yahleel, se agandalló la primera posición de las candidaturas por la vía plurinominal y secuestró la coordinación del tricolor. Y entonces, Yahleel empinó al PRI, electoralmente no hizo nada, y hay quienes aseguran que no repartió los dineros que mando el Comité Ejecutivo Nacional entre los candidatos a diputados, y los dejó a la buena de Dios. Cosa de preguntarles a ellos. Y por eso les fue como les fue: Yahleel mandó al caño el trabajo partidista del PRI de años, lustros y décadas.

Y entonces, el tricolor y Yahleel se convirtieron en el hazme reír político de Tamaulipas y en una de esas hasta de México. Y el PRI pasó del 8 de 8 puesto de moda por Ricardo Gamundi al 0 de 22 enarbolado por ella como estrategia “ganadora”. ¿Este resultado habrá hecho encabronar a Alejandro Moreno Cárdenas quien apoyó a Yahleel para ser candidata a diputada? Yo me imagino que sí. Si yo hubiera sido dirigente nacional del PRI, ese resultado era razón suficiente para correr a la neolaredense a patadas del PRI y quitarle la diputación. Y se la hubiera dado a alguien que si supiera, que si le interesara el PRI y que el interés general del partido estuviera sobre sus intereses personales. De esos militantes distinguidos hay muchos, como Roberto González Barba, quien por cierto de sólo escuchar su nombre a Yahleel le da hasta urticaria. ¿Por qué será?

Yahleel y Carmen Lilia en el Congreso de Tamaulipas se han dedicado a sudar sus calenturas personales y les ha importado un pepino las necesidades y problemas de los tamaulipecos. Yahleel y Carmen Lilia por dignidad y decencia deberían renunciar a su curul porque ninguna de ellas ha hecho absolutamente nada por Tamaulipas. Yahleel y Carmen Lilia aprovechan su foro en el Congreso para dirimir sus batallas personales en lugar de dirimir las batallas de los Tamaulipecos. Y ambas están, desde el Congreso, construyendo su candidatura a presidente municipal, ambas de Nuevo Laredo, antes que ver por el bien de las mayorías.

Nuevo Laredo tiene derecho a mantener la calidad de vida que Enrique Rivas Cuellar se ha preocupado, y ocupado, en ofrecer a los ciudadanos, con todas las circunstancias que Usted me pueda decir. Pero Enrique es un hombre que empeñó su palabra en 2016 y la ha venido cumpliendo al día de hoy, a tal grado que construyó su reelección y sigue trabajando con un ímpetu impresionante como si pudiera reelegirse nuevamente, que no se ha tirado a la milonga ni a las frivolidades. Por el contrario, Rivas Cuellar, en este momento de pandemia, se ha puesto al frente de una estrategia exitosa que apuesta por el bien de la gente.

Y entonces, Nuevo Laredo debe exigir a sus candidatos a presidentes municipales que, mínimo, ofrezcan lo mismo que Rivas Cuellar les ha entregado en estos cinco años de gobierno. Cambiar el oro que tienen hoy día los neolaredenses por los espejitos que les puedan vender Yahleel y Carmen Lilia, es irse al despeñadero y destejer todo lo que juntos, sociedad y gobierno de Nuevo Laredo, han venido construyendo en los últimos cinco años.

Neolaredenses: aguas, pues con Yahleel Abdalá Carmona, y aguas con Carmen Lilia Cantú Rosas Villarreal. Las dos andan en busca de resolver sus propios problemas. Los demás, los problemas de los neolaredenses, de los tamaulipecos, les importan un reverendo pepino. Tiempo al tiempo.

PD. 1. ¿Grave? Gravísimo lo que ha venido ocurriendo, en menos de un año, en la Delegación Tamaulipas del Instituto Mexicano del Seguro Social, que en dicho periodo ha adjudicado de manera directa contratos por más de 24 millones de pesos a la empresa HISA Farmacéutica S.A. DE C.V., con domicilio fiscal en Ciudad Victoria, la cual logró colocar mercancía en tiempo récord y cobró sus facturas de manera ‘exprés’, de acuerdo a los documentos que se obtuvieron en compranet.

Uno de los socios de la empresa, Vicente Salazar Pérez, es primo de Andrés Ortiz Salazar, subdelegado administrativo en la Delegación del IMSS Tamaulipas. ¿Nepotismo? En la empresa también aparece como propietario Luis Alejandro Higuera de la Garza. Además del tufo a nepotismo y corrupción, estas irregularidades también huelen a tráfico de influencias. Ojalá y Zoé Robledo, Director General del Seguro Social, de una explicación pública sobre lo que está viviendo el IMSS en Tamaulipas, que se sufre en detrimento del servicio que se presta a los derechohabientes.

PD. 2. El Centro Nacional de Control de Energía fue notificado de seis resoluciones de juicios de amparo promovidos por algunos generadores contra el “Acuerdo para garantizar la eficiencia, Calidad, Confiabilidad, Continuidad y seguridad del Sistema Eléctrico Nacional". Y en un comunicado, el organismo aseguró que atenderá lo señalado en las resoluciones en los términos en que fueron emitidas, no obstante, aclaró, se harán valer los medios de impugnación que la ley le otorga al CENACE, lo que significa que en lugar de una salida negociada y de beneficio para todas las partes involucradas en el diferendo, la estrategia es seguir por el camino de la confrontación. ¡Qué pena!

PD. 3. Con gran éxito se desarrolló, del 18 al 22 de mayo, la Primera Jornada de Conferencias a Distancia que organizó la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales Victoria de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, a través del Club de Técnicas de Litigación Oral.

El ciclo de ponencias inició con la Dra. Teresa de Jesús Camargo Sánchez, catedrática de esta facultad y Directora de Quejas y Recomendaciones de la Defensoría de los Derechos de los Universitarios de la UAT, quien ofreció el tema: "La Introducción al sistema de justicia penal".

La Dra. Camargo Sánchez, es Licenciada en Ciencias Jurídicas por la Universidad Autónoma de Nuevo León; Master en Impartición de Justicia y Derecho Penal y Doctorado en Derecho por la UAT.  El cierre de esta primera jornada de conferencias por las plataformas virtuales, estuvo a cargo del Lic. Guillermo Mendoza Medina, con el tema: “La mediación, otra forma de hacer justicia” que fue impartida en dos sesiones.

Gracias por recibirnos.

Hora de publicación: 21:07 hrs