Desacata Juan Diego Guajardo citatorio judicial

Guadalupe E. González
Opinión (Domingo 27 Diciembre 2020).- EL EX ALCALDE  de Río Bravo Juan Diego Guajardo Anzaldua, “se encuentra entre La espada y la pared”, debido a que por segunda ocasión, desacató citatorio judicial, emitido por un Juez Penal de ciudad Victoria, a cuyo Tribunal de Justicia, el ex edil riobravense  tendrá que presentarse voluntariamente en el tercer citatorio, porque de no hacerlo “se le hará comparecer por medio de la fuerza pública.

EL REFERIDO Ex Presidente Municipal, al dejar cuentas inconclusas durante su gobierno, se le notificó en tiempo y forma a través de la Auditoría Superior del Estado, para que, “compareciera a solventar las observaciones financieras” de millonario monto económico, lográndose saber que fue el sábado pasado 26 de diciembre, cuando Juan Diego Guajardo, debió comparecer ante el Juzgado Penal que lo reclama, pero ni él, ni su representante legal (abogado) hicieron presencia, para el desarrollo de las respectivas diligencias judiciales, a las que, ex el alcalde tendrá que enfrentar.

JUAN DIEGO GUAJARDO, ha sido dos veces alcalde en Río Bravo, logrando en su primera administración una buena reputación política, (gracias su hermano) el extinto Presidente Municipal Juan Antonio Guajardo Anzaldua (q.e.p.d.), pero al paso del tiempo “Diego, cambio bruscamente” su forma de actuar, “fallándole con marcada crueldad” a las familias riobravenses de todos los estratos sociales, pero principalmente, a las de bajos recursos económicos, a las que en plan de ofensa, nunca las atendió en la Presidencia Municipal y al final de su segundo período, “se hizo de la vista gorda”, dejando a la gente “con severo palmo de narices”.

POR ESTE MOTIVO, cuando Juan Diego Guajardo, “pretendió por tercer vez ganar la Presidencia” y continuar posicionado en el poder público municipal, por la evidente irresponsabilidad e indiferencia de éste, hacia el contexto ciudadano riobravense, el pueblo molesto con Guajardo, “por su nefasta forma de actuar, le cobró la factura”, al no votar por él, imponiéndole severa derrota en las urnas y pese a otros de sus intentos, por agenciarse una vez más la alcaldía en este municipio, “como vil traidor” fue a probar suerte en Morena, pero, por traidor, precisamente, “le dieron tremendo puntapié en su humanidad”, porque los Morenos, de esa época, “lo dejaron esperando haciendo fila” en el Comité Estatal de ese Partido, allá en ciudad Victoria, recetándole así “un arroz de su propio chocolate”.

PERO como al ex edil riobravense Juan Diego Guajardo, “le ganó la ambición al dinero ajeno”, este se fue por la fácil, porque “al estilo delincuente con charola”, se empezó a agenciar el dinero del pueblo y por esta razón, tenía el citatorio judicial,  para comparecer el sábado ante un Juez Penal de la capital Victoria, pero no se presentó, lográndose saber que por su desacato, “Guajardo Anzaldua, podría ser requerido “a través de una orden de presentación” 

ENTRE las inconsistencias administrativas, detectadas por la Auditoría Superior del Estado, al ex jefe edilicio de Río Bravo, se contemplan “contratos de obra” que de manera ilegal ejerció Guajardo y varios de sus colaboradores entre ellos el ex tesorero municipal Luis Alberto Cavazos Hernández, porque dichas obras, fueron canalizadas a través de proveedores no registrados en el padrón del Ayuntamiento que él presidió, por lo que, Juan Diego, tendrá que responder a estos malos manejos financieros, que hacienden a varios millones de pesos, de cuyos datos precisos, daremos amplio detalle, en futura colaboración.

HAY QUE hacer hincapié para señalar que Juan Diego Guajardo y su Tesorero Luis Alberto Cavazos, “al verse ambos en líos con la justicia”, se encuentran ante dos disyuntivas: La primera, sería comparecer y explicar a detalle, que destino le dieron al monto millonario que tienen pendiente en sus cuentas públicas y segundo “tendrán que emprender la huida, como todo vil delincuentes y por supuesto “tener que andar a salto de mata”, porque los dineros no justificados “en las maquilladas cuentas” de Juan Diego Guajardo, “son dineros del pueblo” que por obviedad, no fueron derramados o invertidos en beneficio para las familias de este pujante municipio riobravense.

ASÍ ES QUE, finalmente en el corto lapso, veremos si el ex alcalde Guajardo Anzaldua y su Tesorero Luis Alberto Cavazos, deciden presentarse a rendir sus declaraciones ante la justicia o bien tendrán que “poner pies en polvorosa” y se les declaré como prófugos de la ley.

Por hoy es todo y hasta mañana.

Hora de publicación: 20:58 hrs