Dos episodios de temor, enfrenta el diputado Rigo Ramos

Guadalupe Ernesto González
Opinión (Miércoles 16 Diciembre 2020).- POR LA VÍSPERA electoral que se avecina para el inminente 2021, el Diputado local “de dedazo” Rigoberto Ramos Ordoñez, ex priista incrustado en Morena, por su interés de buscar ser alcalde de Reynosa, bajo las siglas del Movimiento de Regeneración Nacional, “se enfrenta a dos episodios de tangible temor político”:

EL PRIMERO, es su fundada preocupación a ser llamado ante la Justicia, para que responda a la averiguación penal que tiene pendiente desde el año 2017, cuyos delitos federales, aducen, estar configurados y eso, naturalmente, podría llevarlo una a anacrónica situación de carácter penal y con ello, “verse coartado en su camino” hacia su aspiración política, para intentar ser Presidente Municipal.

LA SEGUNDA preocupación de Ramos Ordoñez, es que en su peregrinar, rumbo a la candidatura a alcalde, se le ha interpuesto, la recia figura del joven abogado Marcelo Olán Mendoza, “quien por su real actuar de servir al pueblo de Reynosa”, es quien, evidentemente, “está en el ánimo de la gente” de las colonias populares y núcleos rurales del municipio y no el Diputado Rigo Ramos, porque “éste presunto huachicolero” como diputado, no le ha respondido a las familias de los diversos estratos sociales y menos a las de condición humilde.

RIGO RAMOS, para la gente de las colonias “es candil de la calle y oscuridad de su casa”, esto lo dice la gente en la mayor parte del territorio reynosense, porque en la realidad este Diputado Local “de tómbola”, en su paso por el Congreso de Tamaulipas, no ha dejado huellas dignas de real trabajo social, pero “si ha instrumentado escándalos políticos” de muy alta envergadura, como el haberse lucido en pleno recinto, “mostrando fajos de billetes”, cuyo actuar fue algo así como “una terrible ofensa  a las familias proletarias” de esta pujante comunidad reynosense.

EN ESTE escenario, lo meramente ilógico e inadmisible es que, “el Moreno Diputado” por compadrazgo, en su intento por justificarse, para evitar que se le siga señalando como “empresario del huachicol” y a la vez, intentar que no se le dé curso, a la denuncia penal que pesa en su contra, ha dicho que en el Congreso de Tamaulipas, “se le hostiga y acosa”, argumentando que el estado, intenta perjudicarlo, porque, según Rigo, “no comulga con la ideología e intereses del estado”, cuya versión, está para morirse a carcajadas, porque, su dicho es infantilesco.

HAY QUE SEÑALAR que, el Diputado Rigo Ramos Ordoñez, “al verse ante muy complicada situación política” y su temor a ser desbancado de la oportunidad, de verse arropado como candidato de Morena a la alcaldía de Reynosa, “eso lo ha llevado a hacerse la víctima” en la tribuna del Congreso y decir que “el estado lo acosa”, pero si la autoridad actúa, no es por intereses políticos o electorales, sino porque los negocios de venta de gasolina del referido Diputado, “han sido cuestionados” todo porque al parecer, este legislador de Morena, ha sido evidenciado como huachicolero “en las benditas redes sociales”.

Y SI LA UNIDAD de Inteligencia Financiera del Gobierno del Estado, investiga a empresas, presumiblemente involucradas en la compra-venta ilegal de hidrocarburos, “es porque ese trabajo lo tienen que ejercer”, por ser parte de sus comisiones y facultades, para obrar contra todos los empresarios vinculados a este tipo de ilegalidades. Y si el Diputado Rigoberto Ramos Ordoñez, “ha puesto el grito en el cielo”, diciéndose acosado por la UIFE, es porque definitivamente, “siente pasos en la azotea” y consecuentemte, “solo se está delatando”, por temor a que “finalmente le pueda caer la voladora” o sea, la correspondiente orden de aprehensión, esa es la cruda realidad.

Y SI EL DIPUTADO Ramos Ordoñez, pretende ser candidato de Morena a la Presidencia Municipal de Reynosa, por sus presuntos vínculos delictivos, por su probable participación en la venta de gasolinas robadas, “eso podría dejar A RIGO fuera de la jugada electoral del 2021”, porque en las altas esferas de MORENA, han dicho no comulgar y menos seleccionar como candidatos, a quienes tienen antecedentes o actas de investigación de tipo penal, como es el caso que hoy nos ocupa. Y por cuyo motivo, la UIF de Tamaulipas, ya investiga a empresarios huachicoleros.

PARA FINALIZAR, les diré que en este tipo de delitos, nadie tiene la culpa, más que los actores que se involucran y, si el legislador “de tómbola” Rigoberto Ramos Ordoñez, trae temor de que se obre en su contra, es porque quizás “tenga cola que le pisen”. Porque debe entenderse que, “el que nada debe, nada debe temer”. Y si Rigo Ramos no tiene delito, de nada debe preocuparse, pero si anda preocupado, es porque “su conciencia no le da tranquilidad y no lo deja dormir”. Y él sabrá porqué, ¿verdad?.

Po hoy es todo y hasta mañana