Bebé muere tras ser bautizado; fue sumergido en agua bendita

Ya hay una petición en línea que sumaba más de 56 mil firmas al poco tiempo de que se hizo la convocatoria.

Agencias
Suceava, Rumania (Viernes 5 Febrero 2021).- Un hecho sorprendió y entristeció a varias familias en Rumania, ya que un bebé de tan solo seis semanas perdió la vida en un evento que se esperaba fuera de amor, ilusión, alegría y fe, su ceremonia de bautizo.

El deceso de un bebé de seis semanas tras su ceremonia de bautizo ha conmovido a toda Rumania y las redes sociales se han movilizado para que la iglesia ortodoxa haga algunas modificaciones a este ritual considerado peligroso y que ahora ha cobrado una vida, que apenas empezaba.


De hecho ya hay una petición en línea que sumaba más de 56 mil firmas al poco tiempo de que se hizo la convocatoria.

La muerte de un recién nacido a causa de esta práctica es una gran tragedia. Este riesgo hay que descartarlo para que triunfe la alegría del bautismo

El bebé perdió la vida en el hospital, poco después de ser bautizado en una iglesia de Suceava (noreste). Estaban cumpliendo con el ritual ortodoxo, el pequeño fue sumergido tres veces en el agua bendita a pesar de que estaba llorando demasiado.

El infante sufrió un paro cardíaco, fue trasladado de urgencia al hospital sin embargo falleció unas horas después. En la autopsia se reveló sobre la presencia de un ‘líquido’ en sus pulmones y la fiscalía abrió una investigación por ‘homicidio’ contra el sacerdote que ofició el bautismo.

Ante todas estas críticas, el portavoz de la Iglesia ortodoxa Vasile Banescu mencionó que los párrocos podrían arrojar algunas fotos de agua sobre la cabeza del niño, en lugar de sumergirla. Pero el arzobispo Teodosio, líder de la rama tradicional de la Iglesia, insistió en que el ritual no se va a modificar.

Cabe señalar que esta no es la primera vez que pasa un hecho similar, ya que diversos medios locales han reportado incidentes parecidos con bebés en las ceremonias de bautizo en los últimos años. Esto ocasionó una grieta en el interior de la iglesia, pero todo parece indicar que no es suficiente para que se haga una modificación.


En un bautismo en la iglesia ortodoxa rumana, el bebé tiene que ser sumergido completamente en el agua tres veces seguidas mientras el sacerdote debe taparle la nariz para asegurarse de que no respira el agua.

Estos eventos en Rumania son grandes acontecimientos, a veces comparados con las bodas, en ocasiones con cientos de invitados y una gran fiesta.

Hora de publicación: 14:57 hrs
Con la tecnología de Blogger.