La 'nueva' apuesta de la oposición