Muertes y enfermedades, incentivo suficiente para vacunarse

Pero hoy en día, las muertes han disminuido significativamente, al igual que el número de casos.

The New York Times
Brownsville, Texas (Martes 22 Junio 2021).- Gabby García no esperaba tener ganas de llorar cuando se sentó para recibir su primera dosis de la vacuna contra el coronavirus. Pero cuando la aguja larga le atravesó la piel, recordó el doloroso brote en su familia que mató a su hermana, hospitalizó a su hermano y también la dejó enferma durante días.

Fue una sensación de alivio", dijo García sobre la vacuna. Fue la sensación de ¿qué pasaría si esto hubiera estado disponible antes? La muerte de mi hermana y que nos enfermáramos definitivamente me motivaron a vacunarme


Si bien los funcionarios de todo el país han ofrecido cerveza gratis, boletos para conciertos y millones de dólares en premios de lotería para fomentar las vacunas, los residentes del Valle del Río Grande en el sur de Texas han necesitado poca ayuda. La exposición a la muerte y las enfermedades han sido un incentivo suficiente.

La región de cuatro condados representa casi el 10 por ciento de las 52 mil muertes del estado por coronavirus. Pero hoy en día, las muertes han disminuido significativamente, al igual que el número de casos, y las tasas de vacunación son más altas que los promedios estatales y nacionales más amplios. En un condado, alrededor del 70 por ciento de los residentes de 12 años o más están completamente vacunados, según cifras estatales y un rastreador de vacunas de The New York Times.

"Creo que casi todos en la región conocían a alguien que murió de Covid", dijo el doctor Michael R. Dobbs, vicedecano de asuntos clínicos de la Universidad de Texas Rio Grande Valley. "Así que la gente quería la vacuna".

En su apogeo el verano pasado, el coronavirus arrasó la región. Los hospitales estaban sobrecargados de pacientes, muchos de los cuales esperaban horas para ser atendidos. Las funerarias estaban tan ocupadas que muchas necesitaban refrigeradores grandes para almacenar cadáveres durante varias semanas. En su peor día, el condado de Hidalgo, el condado más poblado del Valle, informó la muerte de más de 60 personas, alcanzando una tasa de mortalidad por coronavirus del 5 por ciento, más del doble del promedio nacional del 2 por ciento.


Entonces, cuando las vacunas estuvieron disponibles, la gente se apresuró a hacer fila. Acudieron en masa a las escuelas de la zona, a las estaciones de bomberos e incluso a los mercados de pulgas, donde los residentes locales se reúnen en grandes cantidades. Dormían en los estacionamientos, atascaban las líneas telefónicas y se presentaban sin citas pidiendo una dosis sobrante, dijeron funcionarios de salud.

En el condado de Hidalgo, donde uno de cada 308 residentes ha muerto a causa del coronavirus, y el cercano condado de Cameron, donde ha muerto uno de cada 252 residentes, alrededor del 60 por ciento de los que califican han sido vacunados por completo, según datos del departamento de salud del estado y un rastreador de The New York Times. En el condado de Starr, una zona mayoritariamente rural con un solo hospital de un piso donde ha muerto uno de cada 213, esa cifra es de alrededor del 70 por ciento.

Hora de publicación: 15:19 hrs
Con la tecnología de Blogger.