Afganistán ya está a merced de los talibanes

Veinte años después de que la invasión de Estados Unidos echara del poder a los talibanes, Afganistán vuelve a estar a merced de la milicia fundamentalista. 

El País
Kabul, Afganistán (Domingo 20 Agosto 2021).- Veinte años después de que la invasión de Estados Unidos echara del poder a los talibanes, Afganistán vuelve a estar a merced de la milicia fundamentalista. 

Los insurgentes han rodeado este domingo Kabul desde todos los frentes antes de entrar finalmente en la ciudad, tras una ofensiva relámpago en la que ha conquistado en dos semanas una capital provincial tras otra (30 de 34), hasta hacerse con el 90% del territorio del país centroasiático. 


Poco después de que se anunciara por la mañana la toma de Jalalabad, cerca de la frontera con Pakistán y la única gran urbe que le quedaba al Gobierno fuera de Kabul, la milicia inició el asedio con la orden a sus miembros de que evitaran un derramamiento de sangre. 

La salida del país del presidente, Ashraf Ghani, conocida horas después, encarna la imagen de un Gobierno en desintegración un día después de que insistiera en “removilizar” sus fuerzas para detener un avance talibán que ha resultado imparable desde que lanzaron sus ataques en mayo, coincidiendo con el inicio de la retirada de las tropas de EE UU y sus aliados.

El que fuera el gran rival político de Ghani y ahora negociador jefe del Gobierno afgano con los talibanes, Abdulah Abdulah, ha confirmado la salida del mandatario, a quien se ha dirigido como “expresidente”. La oficina de Ghani ha rechazado informar del paradero del presidente “por razones de seguridad”, pero algunas fuentes apuntan a que se ha marchado a Tayikistán con un círculo cercano de colaboradores.

De acuerdo con el portavoz habitual de los talibanes, Zabiulá Muyahid, han tomado la decisión de entrar en la ciudad después de horas apostados en los accesos para evitar “el caos y los saqueos” tras recibir información que aseguraba que las fuerzas de seguridad habían abandonado partes de la ciudad de Kabul y sus puestos de control.

El ministro del Interior en funciones, Abdul Sattar Mirzakawal, ha anunciado poco antes de conocerse la salida del mandatario que se avecina un traspaso pacífico del poder a un “Gobierno de transición”. 

En un mensaje de vídeo, ha afirmado que los talibanes no atacarían Kabul como parte de un acuerdo. 

La seguridad de la ciudad está garantizada, no será atacada (…), y el trato es transferir el poder pacíficamente al liderazgo de una Administración de transición, inshallah (si Dios quiere). Kabul está a salvo, pueden estar seguros

Suhail Shahein, un portavoz de los insurgentes, ha asegurado en declaraciones a la cadena británica BBC que la milicia busca una transición de poder pacífica que se produzca en los próximos días. 

No queremos ni un solo civil afgano inocente herido o muerto mientras tomamos el poder, pero no hemos declarado un alto el fuego

Estos anuncios, sin embargo, no han evitado que el miedo se haya apoderado de los habitantes de Kabul (unos 4,5 millones), a los que se suman los miles de desplazados que han huido de otras zonas ante el avance talibán y se han instalado en parques y calles. 

Al difundirse que los talibanes rodeaban la ciudad desde todos los frentes, y testimonios que hablan de algunos disparos en zonas de la periferia -”Hay combatientes talibanes en nuestro barrio, pero no hay combates”, ha declarado un ciudadano a AFP-, se ha ordenado el cierre de casi todas las instituciones gubernamentales ante el deterioro de la seguridad, posibles saqueos y ataques oportunistas a propiedades estatales o comercios.

La inminencia de la llegada de la milicia ha provocado escenas de pánico y grandes atascos. Muchos ciudadanos se han apresurado a ir a los bancos para sacar dinero en efectivo y han descubierto en ese momento que el Gobierno ha restringido la retirada a 2.000 dólares. 

Los habitantes de Kabul también han empezado a acopiar víveres en tiendas que también están a punto de cerrar por temor a una inseguridad prolongada, como ha ocurrido en el pasado cuando ciudad ha cambiado de manos.

Algunas calles están abandonadas, mientras que otras están congestionadas mientras la gente en automóviles se da prisa para llegar a casa. 

La gente tiene miedo de un posible saqueo generalizado por parte de hombres armados, delincuentes, secuestros, ataques y otros actos inmorales como las violaciones. Tememos que haya un vacío de poder

En algunas zonas se han reportado ya saqueos menores y que dos policías han sido desarmados por una turba de jóvenes.

Las embajadas han acelerado la evacuación de su personal y las agencias de viaje han cerrado, según testigos. 

Se han cancelado vuelos nacionales e internacionales desde y hacia Kabul. Solo los aviones militares y las aeronaves de Estados Unidos y otras naciones de la coalición internacional que apoyaba al Gobierno han podido sacar a sus ciudadanos y diplomáticos, según varias fuentes.

Fuentes diplomáticas y medios locales apuntan a que Ali Ahmad Jalali, un antiguo ministro de Interior y académico que se formó en EE UU, podría encabezar un Ejecutivo interino de transición, aunque no está confirmado si los talibanes estarían de acuerdo.

Según varias fuentes, un grupo de líderes de la guerrilla ha llegado a entrar en el palacio presidencial para hablar con Ghani sobre un traspaso del poder, pero este ha abandonado finalmente el país. 

Los talibanes han exigido durante su ofensiva en la dimisión de Ghani, que hasta este domingo lo ha rechazado. 

Horas antes de su marcha, su oficina incluso ha tuiteado que “las fuerzas de seguridad del país, en coordinación con los socios internacionales, controlan la situación de seguridad en Kabul”.

La escala y velocidad del avance de los talibanes ha tomado por sorpresa a los afganos y a la alianza liderada por Estados Unidos, en las dos últimas décadas ha invertido miles de millones de euros en equipar y entrenar a un ejército gubernamental que en muchos casos ha entregado las plazas sin resistencia o ha huido ante los insurgentes, que se han quedado con su armamento.

Veinte años después de la invasión, Estados Unidos está abandonando Afganistán y deja un desorden. No sabemos qué pasará con este país, pero todos hemos perdido la esperanza de mejorar la situación

El mundo y los afganos deben responsabilizar a los líderes estadounidenses de iniciar esta guerra y, sin encontrar la manera de ponerle fin, irse ahora dejando a Afganistán en una situación peor que antes de la expulsión de los talibanes

Es hora de que los líderes afganos se reconcilien y formen un Gobierno aceptable para todos. Los últimos 42 años de guerra demostraron que nadie ganará luchando, así que es hora de que forjemos un acuerdo, vivamos juntos y construyamos este país

Los talibanes están pidiendo a los afganos que no se marchen del país por miedo. Un portavoz, Zabihullah Mujahid, ha insistido en que se ha ordenado a los militantes que permanezcan a las puertas de Kabul y que la capital será entregada pacíficamente. 

Los combatientes tienen instrucciones de evitar la venganza, atacar propiedades estatales o personales.

Los hospitales y el aeropuerto seguirán operando y los suministros de emergencia no se verán interrumpidos, ha asegurado también la milicia, según Reuters. Los extranjeros que se encuentran en Kabul podrán salir de la ciudad, si así lo desean.

Evacuación de personal internacional y colaboradores

Las labores de evacuación del personal diplomático y colaboradores se han acelerado y Estados Unidos ha comenzado ya a evacuar su Embajada con helicópteros que conectan con el aeropuerto, tras el envío de tropas para proteger al personal. 

La semana pasada, la inteligencia estadounidense estimaba que los talibanes tardarían al menos tres meses en llegar a Kabul. 

Este sábado aún se creía que contaban con al menos otras 72 horas antes de que conquistasen la ciudad.

Miembros de equipos esenciales estadounidenses trabajan desde el aeropuerto de Kabul, según fuentes estadounidenses. Una fuente de la OTAN asegura que la organización “está evaluando los desarrollos en Afganistán de manera constante”. 

“Estamos ayudando a mantener las operaciones en el aeropuerto de Kabul para mantener a Afganistán conectado con el resto del mundo”, ha aclarado la fuente anónima, que ha añadido que la seguridad del personal es “primordial”.

El Ministerio de Exteriores español también acelera los planes para la evacuación de españoles y colaboradores afganos en Kabul, que se realizará “en cuanto sea posible”. 

El Gobierno británico ha manifestado que están trabajando en estos momentos para proteger al personal británico y ayudar a antiguos colaboradores a viajar a Reino Unido. 

El Ejército alemán iniciará este lunes los preparativos para evacuar a sus ciudadanos, personal de la embajada y trabajadores locales de Afganistán sin esperar al mandato del Parlamento, informa el diario Bild.

Tras la toma de Jalalabad este domingo por la mañana, Pakistán ha cerrado su frontera con Afganistán, un territorio que ahora está bajo control talibán, según ha informado el ministro del Interior pakistaní, Sheikh Rashid Ahmad. 

El único punto de salida del país en estos momentos es el aeropuerto de Kabul, todavía bajo control gubernamental.

Desde que el pasado abril el presidente estadounidense Joe Biden anunciase la retirada de todas sus tropas del país después de 20 años de guerra antes de la fecha simbólica del 11 de septiembre, los talibanes han tomado el país a una velocidad de vértigo. 


A principios de mayo la guerrilla inició una gran ofensiva en la provincia de Helmand. Para mediados de julio los insurgentes controlaban ya la mitad de los distritos del país, según un general estadounidense. 

El 6 de agosto, la ciudad de Zaranj, en el sur, se convirtió en la primera capital de provincia en caer a manos de la milicia. Desde entonces, han ido tomando una tras otra en una ofensiva relámpago hasta llegar este domingo a Kabul.

Hora de publiación: 13:22 hrs
Con la tecnología de Blogger.